No tienen que construir el andén

Alberto Betancur, autor de una de las cartas, escribió que “el gran pecado del mundo moderno y de los constructores en particular, es no pensar en los demás. Miles de obreros de la construcción, empleadas del servicio doméstico, cuyo sueldo no les alcanza para tener acceso a un bus o a un automóvil, suben diariamente por la vía de Los Balsos, con grave peligro de sus vidas, por la falta de andenes en una vía cuya estrechez es de todos conocida”. También dice que ha llamado varias veces a Planeación y que le han respondido “en forma desobligante”. La pregunta de este lector y de los demás que se han comunicado con el periódico es por qué Balsos de Oviedo no construyó el andén.

Según Diego Cadavid, ingeniero de Planeación, el Plan de Ordenamiento Territorial es muy claro al señalar que con respecto a las vías arterias, clasificación en la que cabe la Loma de Los Balsos, las únicas obligaciones de los constructores tienen que ver con respetar los retiros, mientras que los andenes le corresponden al Municipio.

El mismo funcionario explicó que la Administración Municipal tiene planteada una intervención en esta vía para el año entrante, y que si bien el proyecto aun no se ha definido incluirá el tema de los andenes. Con respecto al montículo que interrumpe el paso del andén, José Arenas, el funcionario que se encarga de recibir las obras en la Secretaría de Obras Públicas, manifestó que inicialmente no ve nada contrario a las normas, pero que en una nueva visita que tiene proyectada a la urbanización verificará las quejas de la comunidad para ver qué mejoras pueden ordenársele a la constructora.
Arenas le sugiere a la comunidad que dirija un oficio al Secretario de Obras Públicas para que se construya el andén. Entre tanto, y a falta de una respuesta efectiva, los peatones tendrán que seguir bajando a la cuneta para poder continuar su trayecto, con el peligro de ser atropellados por alguno de los carros que baja por la vía.