No sería solo un depósito de buses

 
 
   
 
El proyecto es un hecho, ya ha sido aprobado en el Concejo de Medellín y por consiguiente a quedado consignado en el Plan de Desarrollo que el alcalde Alonso Salazar pretende realizar durante su mandato.
En Medellín existen 6 mil 75 buses y 156 rutas de las cuales, solo 27 tienen depósito. Las demás terminales de estos vehículos son improvisadas en vías donde finalizan sus recorridos, ocasionando desorden, accidentes y mala utilización del espacio público, como bien lo saben quienes viven en Los Parra, San Lucas o La Chacona, entre otros.
En la administración de Fajardo hicieron 8 depósitos, que solucionaban en parte el problema de las terminales de buses en algunos barrios. Sin embargo, ante las acciones populares interpuestas por la comunidad, el municipio se vio obligado a sacar los buses del espacio público, y a diseñar una solución más completa que disminuya los impactos ambientales y que la comunidad salga menos afectada.
El equipamiento de transporte estaría ubicado al frente del Centro Comercial El Tesoro, por la Vía Linares, carrera 29A con calle 1Sur. El lote es de 8 mil 400 metros cuadrados y la inversión está estimada en cerca de 8 mil 470 millones de pesos, y tendría inicialmente una capacidad de 84 celdas.
“No se trata de una simple depósito. Haremos algo mucho más integral y por eso llevará su tiempo, pensando que los buses tienen que estar cerca de los sitios donde comienzan y terminan sus recorridos. La idea es tener las rutas contenidas ahí, porque así las tendremos reguladas y eso llevará al mejoramiento de la prestación de servicio”, asegura Juan Bernardo Gálvez, Gerente Social y Comunicacional de la Edu, Empresa de Desarrollo Urbano.

Negociaciones y proceso de diseño
Ese es el estado actual del proyecto. La Dirección de Planeación de Medellín se encuentra en diálogos con la administración del Centro Comercial El Tesoro, para la adquisición de un lote de 6 mil metros cuadrados ubicado al frente de este, y también la suma de 2 mil 600 metros cuadrados pertenecientes a Epm en la misma zona. Hasta que los terrenos no sean completamente del Municipio, la Edu no podrá adelantar estudios topográficos y mucho menos realizar el diseño del proyecto, lo que significa que será un proceso lento en el que la participación de la comunidad será vital.
No obstante, la Edu ya tiene en mente la forma o idea general del equipamiento integrado de transporte. “Queremos mitigar el impacto social y compensar a los habitantes con zonas verdes que puedan ser disfrutadas por ellos. Los buses estarían en un lote interno entre una franja verde y los tanques de Epm, lo que aísla el ruido y la contaminación de las residencias al occidente del lote”, aclara Gálvez. También plantea la posibilidad de realizar locales comerciales, con el fin de que el espacio no solo sea utilizado como depósito de buses, sino que sea un lugar integral con una intervención urbana que permita a la comunidad disfrutar y recrearse.
El dinero de la obra sale del Fondo Municipal de Depósitos de Buses Urbanos de Medellín, administrado por la Edu según el Acuerdo 62, que consiste en el cobro de un impuesto a las empresas de transporte público, para luego financiar este tipo de proyectos.
Jaime Sánchez, Asesor de Gerencia de Autobuses El Poblado Laureles S.A., piensa sobre el proyecto que “debemos acompañar a la administración en estas decisiones, nosotros tenemos un plan de operaciones para nuestro funcionamiento, lo que garantiza un buen servicio. Nuestros buses hacen parte de un mínimo de vehículos, comparado con la gran cantidad de carros particulares que son la inmensa mayoría en El Poblado. La comunidad no debe de estar temerosa ya que no tendremos ruidos extras, tenemos nueva tecnología”, afirma.

Preocupación de la comunidad
Las principales inquietudes de los habitantes del sector pasa por temas de contaminación, ruido, incremento de accidentes y porque consideran que a la comuna 14 le hace falta otro tipo de inversiones, como parques públicos o bibliotecas.
“El diseño del proyecto es excelente pero nos parece que ese no es el sitio adecuado para realizarlo. Hemos hecho propuestas para que lo hagan en tres sectores diferentes, o que hagan el depósito en el barrio Colombia que es más industrial, pero no lo han aceptado”, dice Nancy Quintero, residente del sector.
Antes de la próxima reunión de concertación de la obra, algunos habitantes del sector planean el envío de una carta a todos los vecinos que serían afectados por la obra, buscando que el proyecto sea conocido por más miembros de la comunidad, para trabajar juntos y que entiendan la dimensión de la obra.
Hernán Fuentes, Presidente de la Junta Administradora Local, asegura que “no toda la comunidad conoce el proyecto, se deben ver sus bondades y sobre todo que los habitantes del sector lo entiendan. Sin embargo, es importante que la Edu tenga en cuenta las opiniones de los afectados y socialice antes de tomar decisiones más determinantes”.