“No reside”

Jaime Arango recibió en enero de 2015 un último aviso de cobro por una fotomulta que nunca le fue notificada. De la Secretaría de Movilidad recibió una carta en la que le informan que se adelanta un cobro jurídico en su contra por una obligación morosa de una fotomulta hecha en agosto de 2014. Según cuenta Arango, al pedirle a la Secretaría que le explicara cuándo fue multado y cuándo le habían enviado la notificación a su domicilio, pues él desconocía la situación, descubrió que, supuestamente, le habían hecho dos visitas y ambas habían sido marcadas y archivadas como “No reside”. “Como si yo no viviera ahí pero yo sí vivo ahí y nunca me dejaron una notificación”, expresa este habitante de El Poblado. Sin embargo, el proceso de cobro continuó y se adicionaron los intereses por mora. Ahora, Arango está llamado a pagar un comparendo, más de seis meses tarde, que nunca supo que se había realizado a su nombre.