Nicanor Restrepo:maestro del compromiso

La vida no le permitió gozar de la anhelada paz, pero sus reflexiones y principios continuarán siendo el mejor abono para que quienes abrigan la no violencia sigan firmes en la búsqueda de un país donde amigos y contrarios vivamos en armonía

< Opinión / Fernando Ojalvo Prieto *

A raíz del fallecimiento del doctor Nicanor Restrepo, los medios de comunicación, los gremios, empresarios y amigos hablan de este ser cuya vida, pública y privada, estuvo rodeada de una preocupación permanente por alcanzar una sociedad que garantizara la igualdad y la inclusión.

Su faceta más humana, y la que tuve el gusto de compartir durante casi 27 años, fue la de un hombre sencillo, de bajo perfil, amante de las pequeñas cosas, siempre respetuoso, atento a su interlocutor –no importaba que lo estuviese difamando o insultando–, frágil en las decisiones que afectaran la estabilidad laboral de una persona, aunque las mismas fueran por justa causa. En temas sociales, muy pocas veces le escuche decir “no”, y sufría con la situación de todo aquel que acudía a su oficina o lo llamaba para pedirle apoyo. Algunas veces lo engañaron con solicitudes que le planteaban como urgentes o críticas y que en el fondo no lo eran. Él se reía de esas situaciones y me decía que le permitían conocer más la gente.

A menudo recordaba su época de mal estudiante en la Universidad Nacional. Obedeciendo los deseos de su padre, estudió Ingeniería cuando en su mente estaba el anhelo de ser abogado. Pasaba los días en la Facultad de Minas y en los juzgados que funcionaban en el antiguo Palacio Nacional, asistiendo a audiencias penales. Le apasionaba escaparse de sus guardaespaldas para volver a recorrer las calles del centro de Medellín, en especial Junín, donde se deleitaba comiendo buñuelos y perros calientes en El Colmado. Recordaba y visitaba el Patio del Tango en Barrio Antioquia. Lo vi recorrer con alegría el barrio las Camelias (hoy Santa Cruz y La Rosa) y visitar la casa Copinol. Improvisaba con facilidad cualquier discurso o disertación y a veces citaba frases de autores con tanta propiedad que el público las creía.

Fue artífice y gestor de la creación de muchas entidades que hoy son fundamentales en los procesos de transformación del país e influyen y aportan a la solución de aquellos problemas que impiden el desarrollo.
Destaco la impronta del doctor Nicanor en la constitución y activa participación en Antioquia Presente, Empresarios por la Educación, Instituto de Alta Tecnología Médica de Antioquia (IATM), Proantioquia, Ceal (Consejo Empresarios de América Latina), Consejo Superior de Eafit, Junta Nacional y Seccional Antioquia de la Andi, Corporación Unidad del Conocimiento, Sede Medellín del Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey (México), Alianza Universidad-Empresa-Estado, Corporación Excelencia en la Justicia, entre otras tantas en las que fue un verdadero maestro para cada uno de sus representantes, dejando en ellos su huella de justicia social, ética y equidad. Sin duda, formó ciudadanos con compromiso y liderazgo.

Desde muy joven participó en las discusiones en los procesos de paz: en los años 1984 y 1985 en el gobierno de Belisario Betancur, alcanzando el Acuerdo de Paz con el EPL. Posteriormente colaboró en los procesos de los gobiernos de Andrés Pastrana, César Gaviria y Juan Manuel Santos. La vida no le permitió gozar de la anhelada paz, pero sus reflexiones y principios continuarán siendo el mejor abono para que quienes abrigan la no violencia, sigan firmes en la búsqueda de un país donde amigos y contrarios vivamos en armonía.

Hoy vuelvo la mirada atrás y siento que recibí del doctor Nicanor las mejores enseñanzas: ser generoso con las personas más débiles y necesitadas, amar el arte, actuar con ética, defender las ideas sin odios, escuchar a los contrarios, formar y transmitir el conocimiento, disfrutar la vida, apreciar la familia, valorar las ideologías contrarias a las propias, querer lo que se hace, amar el terruño donde se vive y el país.
No solo fue mi jefe, fue mi mentor y, por supuesto, mi gran amigo.

* Vicepresidente Asuntos Corporativos Grupo Sura



El amor y el servicio incondicional

“Se ha destacado su perfil de empresario, pero su faceta social, menos conocida, logró enormes transformaciones en la vida de miles de seres vulnerables, gracias a que puso todo su liderazgo al servicio de la solidaridad.

Fue fundador de la Corporación Antioquia Presente, y siendo Gobernador; convocó a otros visionarios y a todos los sectores de la sociedad antioqueña, para crear una entidad que respondiera solidariamente ante un desastre.

Durante 32 años fue presidente de junta, donante, consejero, amigo, protector, cómplice en todas nuestras causas, en fin, un aliado incondicional. Sintió esta entidad como propia y siempre dijo que superó la expectativa de sus creadores.

Aprendimos de él y de nuestros fundadores, principios tan valiosos como la transparencia en el manejo de los recursos, la rendición pública de cuentas, el respeto por las comunidades, por la institucionalidad y, sobre todo, el amor y el servicio incondicional a los demás”.


Corporación Antioquia Presente



Huella como empresario, demócrata, líder y hombre de paz

“Nicanor Restrepo Santa María fue una persona que se preocupó por el país, por las dinámicas de la economía colombiana y que siempre trabajó por la paz.

La Asociación Nacional de Empresarios de Colombia –Andi– fue su casa. Desde muy pequeño, en su hogar, don Nicanor escuchó que su tío había sido uno de los fundadores del gremio empresarial más importante del país. Es un recuerdo que vino a su memoria, cuando la Andi le otorgó la orden José Gutiérrez Gómez “por su liderazgo de más de 38 años en el campo textil, financiero e inmobiliario”, entre otros. En ese momento, don Nicanor expresó: “De niño escuchaba hablar en la casa de la institución que trabajaba por la salvaguardia de la democracia”.

En la Andi se destacó por su liderazgo. Participó durante casi tres décadas en los diferentes espacios de representación de la Asociación, ejerciendo la vocería y representación del sector empresarial colombiano.

Don Nicanor contribuyó activamente en las Asambleas Seccional y Nacional. Fue miembro de la Junta de Dirección General de la Andi durante varios periodos, siendo su presidente en dos etapas: 1998 – 1999 y 1999 – 2000.

Como presidente de la Junta de Dirección General lideró la conversación acerca del rol que el sector privado debía ejercer alrededor de la paz. Don Nicanor insistió en que este tema debía mirarse con un enfoque que permitiera ver la realidad tal cual es y no como quisiéramos que fuera. Sostenía que la vía más expedita para acabar con la guerra era la negociación política, y en ella el sector empresarial tenía la obligación de comprometer todos sus esfuerzos e involucrarse directa y colectivamente.

Don Nicanor fue un convencido de que al alcanzar la paz, la economía colombiana crecería al doble, las oportunidades de negocios se multiplicarían y el bienestar general aumentaría rápidamente.

Otro de sus grandes legados para la Asociación fue la propuesta que formuló para que se recopilara, por parte de la Andi, la información sobre lo que hacían las empresas y fundaciones empresariales en materia social, de modo que esta compilación sirviera de medición del impacto social generado por el sector privado colombiano. Precisamente, de dicha propuesta, surgió la encuesta que hoy hace la Andi sobre responsabilidad social de sus afiliados.

El 27 de Abril de 2010, la Andi entregó a Don Nicanor la Orden al Mérito Empresarial José Gutiérrez Gómez, destacando su compromiso con la institucionalidad empresarial y el liderazgo que ejerció en diversos sectores relevantes para la economía nacional.

Como anécdota, podemos mencionar que este reconocimiento se logró después de muchos años de intentos fallidos por parte de diferentes emisarios que trabajaron para que el dirigente antioqueño rompiera su regla y aceptara la distinción. La Orden, máxima distinción que otorga la Asociación, le había sido conferida en junio de 2004, pero aún no la había recibido en coherencia con una de sus facetas más sobresalientes.

Ante la partida de don Nicanor, la Andi destaca su huella como empresario, demócrata, líder y hombre de paz.

Hasta siempre don Nicanor, su legado siempre se mantendrá vigente”.

 La Asociación Nacional de Empresarios de Colombia –Andi–


Aporte ala justicia de nuestra democracia

“En el año 1996, Nicanor Restrepo, consciente de la importancia que tenia una administración de justicia eficiente para la convivencia pacífica, para el desarrollo del país y para la competitividad de las empresas, promovió, junto con don Hernán Echavarría, Hernando Santos y José Alejandro Cortés, la creación de la Corporación Excelencia en la Justicia, con la intención de que se convirtiera en un centro de pensamiento y en representante de los empresarios y de la sociedad civil para incidir en el mejoramiento de la administración de justicia en Colombia.

Esta entidad hoy es reconocida por su capacidad técnica, por la seriedad de sus planteamientos y ha sido siempre apoyo del Estado para buscar salida a problemas y a crisis.

Gracias a esa visión de Nicanor Restrepo podemos decir hoy que nuestro grupo aporta a la solución de un problema vital de nuestra democracia”.


-Corporación Excelencia en la Justicia



Nicanor Restrepo, un gran maestro

“Recordado como un hombre sencillo, prudente y estudioso. No solo fue un gran empresario, sino un gran humanista y fue justamente esta faceta la que le permitió ver el poder de la educación para transformar y crear un mejor país.

En ese sentir, en 2002 convocó a un grupo de empresarios a participar en la transformación del sistema educativo que Colombia necesitaba. Fue así como nació Empresarios por la Educación, organización que desde su creación ha trabajado para consolidarse como un referente en el ámbito de la inversión social segura, desde el sector privado en temas educativos. Visitó las distintas regiones del país, exponiendo que si queríamos que el país avanzara en educación, el compromiso era de todos, innovando, aportando, ofreciendo mayores comprensiones a la sociedad sobre el poder de la educación y del compromiso de corresponsabilidad que deben tener todos los sectores.

Hoy, 13 años después, gracias a su legado, la fundación cuenta con 74 empresas convencidas de pasar de la filantropía tradicional a la inversión social en educación donde la impronta del sector empresarial se ponga al servicio del sector educativo. Impronta en temas como liderazgo, gestión educativa; ambientes escolares, ambientes para la vida, ambientes de aprendizaje para la paz. Hay que recordar que Nicanor Restrepo se la jugó por la paz de este país.

En todos los escenarios Nicanor era un maestro, reconociendo el valor de ser y liderar. Reconocía en los maestros seres inspiradores con gran impacto en la sociedad, y justamente así, como un maestro, era su relación con sus colaboradores y con todos los que crecieron a su lado, en cada uno de los cargos que ocupó, tanto en su trayectoria privada como pública. La voz de otros siempre contó, y, para construir, el principio de hacerlo colectivamente primó teniendo como referente lo que queremos como sociedad; que todos a su alrededor tuvieran la inspiración y las alas para crecer y trascender. Estas cualidades que hoy todos los sectores de la sociedad reconocen, se tradujeron específicamente en la creación de programas de formación de docentes y directivos, tales como Rectores Líderes Transformadores y Ser + Maestro (Proantioquia). Programas que hoy son pioneros en Colombia por lograr una armónica relación entre las competencias del ser, las socioemocionales y las pedagógicas y de gestión. Son más de 1,000 rectores en el país que avanzan en esta senda de Ser para Liderar.

“Nuestros rectores del programa RLT están comprometidos con el ideal fundamental de tener una escuela que funcione, unos educadores comprometidos con ella y con sus estudiantes, unos padres de familias que se acerquen; pero lo más importante: dispuestos para que lo que ocurra en la IE obedezca a un propósito de alta calidad, donde los valores y el compromiso ciudadano sean parte de esta concepción” (Nicanor Restrepo, julio de 2013).

Esta visión pluralista de la educación resulta vanguardista si se tiene en cuenta la concepción que hoy tenemos de inclusión, la posibilidad de que todos cuenten, sean reconocidos y se viva en la diversidad con principios éticos como derroteros y con un profundo amor al país. Como afirma David Bojanini García, presidente del Grupo de Inversiones Suramericana, la vida del doctor Nicanor fue un testimonio de verdadero compromiso con Colombia trascendiendo la esfera empresarial y dejó al sector educativo un profundo legado, el reto que es que el sector empresarial continúe por esta senda y siga aportando de forma innovadora, efectiva, respetuosa, con altos estándares de calidad y con foco en nuestros niños y niñas, haciendo de lo humano, es decir de la gestión de ser educador, un privilegio y el mejor escenario para aportarle al país en su tránsito a un nuevo capítulo de nuestra historia; un capítulo de paz donde aprendemos a vivir juntos, a crear el país de las oportunidades, el país en el que todos cuentan.

Gracias a su liderazgo, Empresarios por la Educación hoy tiene presencia en 12 departamentos del país desarrollando proyectos en materia de formación de maestros y directivos, ambientes de aprendizaje, gestión educativa, movilización ciudadana e incidencia en política pública. Esta iniciativa, a su vez, abrió las puertas a más de 14 organizaciones latinoamericanas de este tipo que con la fundación trabajan de la mano por el derecho fundamental a la educación que garantice mejores oportunidades a los niños y jóvenes de la región.

Nicanor Restrepo será recordado siempre por sus grandes aportes a la industria antioqueña y del país, por ser un maestro y por imprimir en todo lo que hacía un gran sentido social. Su liderazgo y compromiso con la transformación del país son su mayor herencia y quedarán en la memoria y en el corazón de todos los colombianos”.

Fundación EXE Empresario por la Educación


No se permite copiar, reproducir, publicar ni descargar ninguna de las siguientes fotografías

Nicanor Restrepo:

Nicanor Restrepo
Foto cortesía Grupo Sura
Nicanor RestrepoNicanor Restrepo
Foto cortesía Grupo Sura

Nicanor Restrepo
Foto cortesía Grupo Sura

Nicanor Restrepo Foto cortesía Grupo Sura

Nicanor Restrepo
Foto cortesía Grupo Sura

Nicanor Restrepo
Foto cortesía Grupo Sura

Nicanor Restrepo
Foto cortesía Grupo Sura

Nicanor Restrepo
Foto cortesía Jesús A. Aristizábal

Nicanor Restrepo
Foto cortesía Jesús A. Aristizábal

Foto cortesía Jesús A. Aristizábal

Nicanor Restrepo
Foto cortesía Jesús A. Aristizábal


Foto cortesía Carlos E Restrepo /Nicanor & Clara + las nietas Amalia & Sofia / Dicembre 24 de 2013 en Santanita


Foto cortesía Carlos E Restrepo /  Encuentro del 24 de Diciembre de 2013 en Santanita, Sajonia


Foto cortesía Carlos E Restrepo / Juan Esteban, Nicanor, Gabriel, Pablo & Carlosé /  Diciembre 24 de 2012


Foto cortesía Carlos E Restrepo‏ / De Pie: Pablo Ignacio, Gabriel, Carlosé, Guillermo José, Juan Esteban & Nicanor Elve en el Centro / Sentados: Claudia, Luz Elvira, Ana María, María Mercedes, Cristina & Matilde


Foto cortesía Carlos E Restrepo / Encuentro en París con el Embajador Gustavo Carvajal en Mayo del 2011