Murió Hernán Botero Moreno, empresario y dirigente deportivo antioqueño

Este hombre es recordado por liderar el proceso en los años 70 y 80 en Nacional. Así mismo, por ser el primer colombiano extraditado a los Estados Unidos.
 
Por José Fernando Serna Osorio
 
En la madrugada de este jueves murió en Medellín el empresario y exdirigente deportivo Hernán Botero Moreno a la edad de 83 años, como producto de complicaciones renales, cardíacas y pulmonares.

Botero Moreno, fue reconocido en la sociedad antioqueña por su sentido emprendedor y ser uno de los accionistas del Hotel Nutibara y presidente de Atlético Nacional en la década de los 70 y 80, época en la que el equipo verdolaga dio un giro por la contratación de jugadores y técnicos extranjeros que lo hicieron sobresalir en el país.

“Grandes figuras del fútbol nacional y extranjero, llevó Hernán Botero Moreno al club verdolaga, pudiéndose afirmar que el club fue uno antes de él y otro después: Raul Navarro, el Zurdo López, Tito Gómez, la chancha Fernández, Luis Jerónimo López, Hernán Darío Herrera, el polaco Semenewics, Osvaldo Mura, Pedro Sarmiento, Víctor Luna, el Chumi Castañeda, Jorge Peláez, Eduardo Emilio Vilarete, Ramón Bóveda, Abel Álvarez, Eduardo Retat, Pacho Maturana, César Cueto, Guillermo Larrosa, Sergio Santín, Hugo Horacio Lóndero, Lorenzo Carrabs, Osvaldo Marcial Palavecino, Gerardo Moncada, Jorge Ortiz , Juan Carlos Lallana y muchos más”, dijo el periodista Wbeimar Muñoz, a través de una carta.

Por su parte, Pedro Sarmiento, hoy técnico de Águilas de Rionegro y exintegrante del Nacional que conformó Botero Moreno, dijo que se va una gran persona y líder que revolucionó el fútbol colombiano.

“El trajo a Osvaldo Juan Zubeldía y eso influyó mucho. Si él no hubiera traído a Zubeldía, seguramente el fútbol colombiano no sería como es hoy. Después trajeron a Carlos Salvador Bilardo, técnico campeón del mundo, que le dio más estatus en ese momento a nuestro fútbol”, dijo Pedro Sarmiento.

Así mismo, coordinaba el transporte de cereales y era dueño de una oficina de propiedad raíz, actividad que le valieron reconocimientos en la sociedad paisa.

Su condena
A la par con el desarrollo de esas actividades se presentó una de las situaciones por las que más se recuerda a Hernán Botero y es la de haber sido el primer colombiano extraditado a los Estados Unidos el 5 de enero de 1985 durante el gobierno de Belisario Betancur.

El cargo por el que se produjo su traslado al país norteamericano fue el de fraude al correo, un delito que no estaba tipificado en Colombia para esa época, pero del que no se pudo defender y terminó pagando 17 años, de los 30 que le había impuesto la justicia estadounidense. Ese lavado de activos nunca fue reconocido por el acusado y por el contrario dijo que fue un chivo expiatorio del Gobierno de Betancur en la política antidrogas con Estados Unidos.