Movilidad: ¿A un carro de colapsar?

Pese a las obras, hay un nuevo deterioro en la movilidad. Ya ni el pico y placa tiene efectos positivos ¿Por qué? 
Congestion-Vehicular
La avenida El Poblado en horas pico es una de las vías más congestionadas

Por Daniel Palacio Tamayo

Que la movilidad es uno de los principales problemas que aquejan a Medellín y que sectores de El Poblado son los que más se ven afectados, no tiene novedad. Expertos y académicos en materia de tráfico aseguran que así como las causas son múltiples, las soluciones, por lo menos para mitigar la problemática, son diversas y no menos complejas.

El profesor de la Universidad Nacional y experto en vías, Víctor Valencia, asegura que faltan estudios, pues según él, se incrementaron el número de viajes y de vehículos, pero no la oferta de vías. A su consideración el problema también está en su administración. “Hay unas vías que se subutilizan porque se permite parquear, estacionan buses o hay ocupación del espacio público” y hasta, según él, hay un exagerado número de resaltos.

Para Miriam Giraldo, experta y consultora en movilidad, una explicación sencilla pueden ser las obras que se adelantan, pero también “cuando el sistema está al límite, previo al colapso, cualquier carro de más se vuelve una función exponencial y el caos es mayor”. Es por eso que Giraldo asegura que en lugares como El Poblado, cualquier eventualidad como un accidente de inmediato colapsa toda la red.

Congestion-Vehicular

El profesor asegura que las inversiones se han hecho de forma incorrecta, pues las congestiones se han trasladado como en el caso del puente de la 4 Sur, en el que pasan rápido el viaducto, pero llegan a la intersección y se encuentran con el taco. Para Valencia, los mayores problemas se deben a las intersecciones. El indicador, es la demora, explica el profesor. “Cuando una cola de vehículos se queda sin cruzar a verde del semáforo y tiene que esperar hasta tres y cuatro cambios hay problemas, la gente está perdiendo mucho tiempo”.

Los expertos también se preguntan por el aprovechamiento que se le da a la información recolectada por el Sistema Inteligente de Movilidad del Tránsito. “Hay muchas situaciones que las miden, pero no les buscan solución a los problemas”, asegura Valencia, quien agrega que la respuesta pasa por un seguimiento continuo en la gestión del tránsito.

La Secretaría de Movilidad, aseguró que gracias al centro de control el tiempo promedio de respuesta a un incidente se ha mantenido en 20 minutos, pese a que el número de accidente aumentó un 3 por ciento. Igualmente destacaron que se pasó de 160 infracciones por cada 10 mil vehículos en 2011 a 38 en 2015.

En cuanto al pico y placa, Giraldo asegura que por el contrario los minutos antes y después de la medida son más caóticos y terminan por hacer una congestión mayor, por lo que se tendría que hacer un énfasis mayor en los horarios laborales escalonados. Acá es donde el profesor se pregunta, ¿cuántas de las 24 horas del día dedica a movilizarse? Teóricamente, el ideal es que no sea más de una hora, pues es tiempo en el que generalmente no se puede hacer nada distinto, lo que redunda en pérdida de calidad de vida.

Otra mirada la tiene el experto en movilidad sostenible, Carlos Cadena, quien recuerda que en El Poblado se invirtieron 423 mil millones de pesos en obras para los vehículos y se siguen presentando congestiones, por lo que afirma que esta comuna no tiene salida en materia de movilidad “si se sigue insistiendo que el carro es la única solución”, pues, según él, hay que incentivar otros medios de transporte, “por ejemplo yo vivo en la parte alta de El Poblado, me muevo en bicicleta y mi problema no son las pendientes, es que me toca lucharme un espacio entre la cuneta y los carros”, concluye.



Tres claves de movilidad sostenible
1. No seguir en un espiral negativo de más carros, mas contaminación, ruido y tiempo perdido. Es implementar un sistema sostenible de movilidad que tampoco implica prohibir el vehículo, es darle un uso racional.

2. Estímulos para el uso del transporte público. El servicio colectivo no tendría que ir en el mismo taco que un vehículo particular, se tendría que generar estímulos para este sistema de transporte como carriles exclusivos, asegura el experto Carlos Cadena. Igualmente, afirma que los buses deberían ser accesibles tanto para niños como para adultos mayores.

3. Conectar todos los modos de transporte. Un sistema de andenes idóneo, rutas para las bicicletas y otras alternativas que permitirían una movilidad intermodal.