Montecasino iría a remate o se convertiría en centro de memoria histórica

La anterior propiedad de la familia Castaño Gil pertenece ahora al Fondo de Reparación de Víctimas, entidad que decidirá sobre su nueva destinación

Por Álvaro León Pérez

La Unidad para la Reparación y Atención Integral a las Víctimas estudiará la destinación que le dará a la mansión Montecasino, ubicada en la avenida El Poblado con 18 sur, una vez se produzca la sentencia de extinción de dominio que haga efectiva la entrega del inmueble al Fondo de Reparación administrado por la entidad gubernamental.

Hasta ahora, las opciones contempladas son dos. Una es la venta de la propiedad y la destinación del dinero a los recursos financieros del Fondo de Reparación. La otra posibilidad que se plantea es transformar Montecasino en un centro de memoria histórica, en el cual se prestarían servicios de atención y medidas de satisfacción para las víctimas.

“La entrega del inmueble es una noticia importante porque se trata del predio urbano de más valor que llega a este Fondo. Además, esta fue una de las propiedades emblemáticas de los hermanos Castaño Gil en Antioquia. Por esta razón, la Unidad para las Víctimas celebra que la justicia actúe para que se cumpla el precepto de que los bienes de los victimarios deben ser perseguidos por las autoridades para la reparación integral a las víctimas del conflicto armado”, manifestó Jorge Mario Alzate, director de la Unidad para las Víctimas en Antioquia.

Los trámites legales para el traspaso de la propiedad, en la que actualmente funciona en calidad de comodato una sede del canal Telemedellín, comenzaron el 31 de agosto, cuando una delegación de la Fiscalía General de la Nación llegó desde Bogotá para realizar los primeros pasos del procedimiento.

“Inicialmente el bien se encontraba afectado a un trámite de extinción de dominio, mediante el cual hubiera terminado pasando al Fondo para la Rehabilitación, Inversión Social y Lucha Contra el Crimen Organizado, si se hubiera dado una sentencia. La importancia que reviste la diligencia es que, a partir de este momento, Montecasino ingresará al Fondo de Reparación de las víctimas que dejó este grupo organizado al margen de la Ley”, declaró Elsa María Moyano Galvis, fiscal 26 delegada ante el Tribunal, del Grupo de Bienes de la Dirección Nacional de Justicia Transicional.

Previamente, los colectivos de víctimas habían manifestado su deseo de que se privilegiara el uso de la propiedad para reparar a los afectados por la violencia, sobre la lucha contra el narcotráfico y el crimen organizado.


De arriba hacia abajo: zona húmeda ubicada en la parte posterior del inmueble, fachada frontal y entrada principal de la mansión Montecasino y escalera situada en el salón central

Lo que recibe el Fondo de Reparación
La propiedad conocida como Montecasino fue construida en 1950 por el arquitecto Hernán Rodríguez, por encargo de una familia de empresarios antioqueños. El predio cuenta con un área superior a los 27.000 metros cuadrados y allí se levanta una casa principal de dos plantas, una zona húmeda y una cancha, además de una segunda vivienda, anteriormente habitada por el personal de servicio, y otras dependencias auxiliares.

Montecasino está ubicada en la avenida El Poblado, al frente de Sao Paulo, en una de las zonas más costosas y apetecidas de la ciudad. De acuerdo con la fiscal Moyano Galvis, su valor ronda los $50.000 millones.
En 2013, el Fondo de Reparación de las Víctimas recibió un terreno contiguo que solía hacer parte de la propiedad. En él hay una vivienda en ruinas que tiene espacios subterráneos que habrían sido usados como calabozos.

Una historia oscura
Cabe recordar que la Justicia ha determinado que el conjunto de edificios y las vastas zonas verdes que lo rodean fueron, en la década de los 80, un importante centro de operaciones de las Autodefensas Unidas de Colombia, organización al margen de la ley que, según las autoridades, fue fundada y liderada por la familia Castaño Gil.

Desde entonces, una verdadera aura de leyenda rodea al lugar y abundan las historias sobre los antiguos dueños, amén de las bacanales y actividades delictivas que se realizaban allí.