Mixo Lab, mezclas que despiertan los sentidos

Un laboratorio para experimentar y saborear combinaciones perfectas entre bebidas espirituosas premium, frutas frescas, especias, almíbares orgánicos y amargos importados. Eso es Mixo Lab, un bar especializado en coctelería. Según su creador, Iván de la Pava, allí “el alcohol es el hilo que une conversaciones amenas y ratos agradables y no diálogos sin sentido por su consumo desmedido; este es un cuento del disfrute y el descubrimiento”.

Iván de la Pava

La pasión y el amor por su oficio son el punto partida de Iván para preparar no solo las múltiples creaciones que ofrece su carta, sino muchas otras que surgen de solicitudes de su clientes. Entre las más llamativas están el Louisiana (coctel ahumado con cedro, inspirado en la cocina cajún, que lleva Jack Daniels, cebolla, pimentón y apio); Mango Subido (coctel cremoso a base de tequila blanco y ron de coco Malibú), y Leblón (coctel burbujeante a base de cachaza brasileña y Hpnotiq).

De la casa, cremosos, con C02, a base de cerveza, macerados, sin alcohol, martinis y shots, son las diferentes categorías en las que Iván agrupa sus novedosos cocteles. La invitación es a probarlos, sin afanes, para así identificar todos sus ingredientes y matices.

Mixo Lab está situado en el Mall Piazza Bella y abre de miércoles a sábado, de 5 pm a 1 am
(informes en el 268 4885).

Iván, junto a nuestro equipo de La Buena Mesa, ha creado un refrescante y muy sencillo coctel para preparar en casa, el Vivir en El Poblado. Esta es una bebida ideal para un día soleado, y que de paso, indica Iván, se encarga de desmentir el mito de que la sandía y el alcohol son una mezcla mortal.

Coctel Vivir en El Poblado
(para una persona)

Ingredientes
• Una onza y media de ron blanco Havana Club.
• Dos rodajas de sandía fresca (cada una de 100 gramos).
• Medio limón.
• Una cucharada de miel.
• Media cubeta de hielo.

Preparación
Retirar la cáscara a la sandía, cortar las rodajas en cubos y licuarlas. Colar el jugo. Llevarlo nuevamente a la licuadora con el resto de los ingredientes (incluyendo el hielo). Decorar con pequeños cuadros de sandía y servir.