Miles de ocasiones para los vinos rosados

     
     
    Publicado en la edición 388, 19 abril de 2009
     
       
     
    Miles de ocasiones
    para los vinos rosados
     
       
     
    Los vinos rosados son vinos únicos para compartir en una infinidad de ocasiones. Todas las variedades de uvas tintas pueden utilizarse para su elaboración; las favoritas son la Syrah, el Pinot Noir, el Merlot y la Garnacha
     
       
     
    ¿Cómo se elaboran estos vinos?
    Los vinos rosados no son mezclas de vinos blancos con vinos tintos. Son el resultado de un prensado de uvas tintas luego de una corta maceración. Para que no suene como complicado este proceso, vale aclarar que prensar es comprimir -gracias a una máquina especial- las uvas con sus cáscaras y semillas para extraer el preciado líquido lleno de azúcar, de ácidos, de sabores y olores que darán origen a un producto alcohólico.
    La maceración, a su vez, consiste en dejar en un tanque las uvas con sus cáscaras para extraer el color de éstas. Por esta razón, los vinos rosados pasan de tonalidades rosadas muy claras hasta rubíes brillantes y oscuros de acuerdo al deseo del enólogo productor. Una vez el liquido es extraído de las uvas, éste se pondrá en un tanque a una temperatura muy baja para eliminar los sedimentos y obtener un mosto claro listo para fermentar. Los vinos rosados pueden elaborarse en tanques de acero inoxidable o en barriles de madera, dependiendo de la calidad de vino que se desee elaborar. Una vez la fermentación alcohólica se termina, el vino pasará entre tres y siete meses en barril o en tanque a la espera del embotellamiento.

    Clases vinos rosados
    La producción de vinos rosados tiene como origen la región del sur-este de Francia. Hoy en día, los vinos de la región tienen una reputación privilegiada aunque pueden elaborarse en todas las regiones productoras de vinos del mundo. Si desea vinos ligeros, oriéntese por el color del vino y seleccione los de colores más pálidos. Como el color depende del tiempo de maceración y de la variedad de uva, los rosados de la uva Pinot Noir serán posiblemente mucho más claros que los vinos de la uva Syrah. Si los desea más tánicos y concentrados, los rosados de color intenso complacerán a los paladares más exigentes.

    Momentos para disfrutar una buena copa de vino rosado
    Los vinos rosados deben enfriarse tanto como los vinos blancos ligeros, es decir, más o menos alrededor de los 12 grados centígrados. Por su temperatura de consumo, su elevada acidez y su carácter un poco tánico, estos vinos son ideales compañeros para las tardes de verano, al aperitivo, acompañando comidas mediterráneas, ensaladas y pizzas de diferentes sabores y combinaciones.
    El clima templado de Medellín es ideal para el consumo de estos vinos. Si decide comenzar el aperitivo con estos vinos, la temperatura de degustación será un factor verdaderamente importante para el éxito de una alegre y casual recepción de sus invitados. Las tapas serán entonces ideales.
    Si lo que prefiere es tener el vino rosado como su primer vino en la mesa, será mejor privilegiar entradas ligeras, ensaladas con trozos de naranja y pomelos o con frutos rojos frescos –fresas, frambuesas, grosellas; frutos del mar crudos acompañados de cascos de limón y ligeras vinagretas o la especial ensalada con queso de cabra. Recomiendo evitar seleccionar estos vinos para acompañar carnes rojas o platos principales muy elaborados al igual que postres o tablas de quesos. Si desea acompañar platos principales con vinos rosados, la comida Thai se presenta como una opción exótica y un maridaje perfecto.

    Mi maridaje preferido
    Nada acompaña mejor una buena pizza que una copa de vino rosado. Elabore su pizza en casa o lleve la botella de vino rosado que más le gusta a su pizzería preferida y descubra el encanto de estos vinos con la pasta fresca, el sabor del aceite de oliva y la infinita combinación de sabores y olores posible en este tipo de comida.

     
       
     
    Tarea: Experimentar y recrear el paladar
    En el país ha aumentado la oferta de vinos rosados. Compare la frescura de los vinos rosados embotellados con corchos normales, corchos sintéticos y la tapa de rosca. A pesar de que para el consumidor la tapa de rosca no se presenta tan romántica con el corcho típico, hay que aceptar su gran valor en la conservación de vinos jóvenes. La tapa de rosca no es entonces sinónimo de barato y ordinario; muchas bodegas alrededor del mundo han cambiado completamente el sistema de sellado de las botellas para evitar la oxidación y el defecto del olor a corcho. Compare los vinos rosados de diferentes variedades tintas y del mismo año o región. Comience por las variedades Syrah, Pinot Noir y Merlot o Cabernet Sauvignon y seleccione tres botellas de la misma región. Y nunca olvide que para encontrar el ideal… experimentar será la clave de oro.Bibiana González Rave es OEnologue de la Faculté de Bordeaux. Ha desarrollado su actividad profesional en Francia, Nueva Zelanda, Australia, Suráfrica y ahora en el Valle de Napa, California.

    bibiravego@vivirenelpoblado.com