Metroplús no sale de un problema y encuentra otro

Metroplús

Ha pasado por el Tribunal Administrativo de Antioquia y el Consejo de Estado, más Corantioquia y el Área Metropolitana. Lleva 15 años recibiendo recursos y no se libra de aprietos para ver luz al final del túnel.

Por estas horas debe quedar en firme la resolución del Área Metropolitana para que Metroplús pueda construir en el tramo 2B de la carrera 43A, en el Túnel Verde de Envigado, entre La Frontera y San Marcos.

Son 900 metros de vía, cuya obra, iniciada en abril de 2013, alcanzó avances del 21% hasta que en diciembre de ese mismo año fue suspendida por el Tribunal Administrativo de Antioquia. Tenía 14 meses para ser terminada y hoy arrastra un retraso de cinco años.
En nuestras ciudades las obras que no terminan devoradas por corrupción rompen sus cronogramas porque en invierno llueve mucho, porque los negocios de tierras se complican, por el hallazgo de tuberías y aguas fantasma, porque el contratista no da la talla. O por conflictos con comunidades. Recuerden la Obra 500. Igual el Túnel Verde: en 2013 el Tribunal valoró el impacto señalado por una acción popular y ordenó suspender la tala de árboles.

La nueva resolución del Área Metropolitana pareciera desembotellar el caso. Si el pleito se originó por la necesidad de talar 532 árboles y hoy la intervención se redujo a 133, las autoridades sienten que ya no hay tropiezos.

Hay dos compromisos clave del Área Metropolitana, como autoridad ambiental: que el 60% de los árboles presentes permanecerá en el corredor de la 43A y que la reposición de 286 más será en la misma zona.

Un reclamo: si el proyecto se puede ejecutar con la tala de 133 árboles, y no de 532, ¿qué necesidad hubo de sostener cinco años un pleito jurídico?
No obstante, el colectivo opositor, además de una marcha este sábado, anunció que prepara recursos para frenar un “arboricidio” en un sector de “valor paisajístico, ambiental, histórico y cultural”, a pesar de que la tala será menor. Salir de un problema para meterse en otro.

Como si fuera poco, Metroplús estima que los cerca de $18.000 millones de costo inicial del tramo 2B se convirtieron en casi $24.000 millones. Y el trazado que empataría con Medellín por la avenida El Poblado, no se sabe si es factible, si es viable en costos y si es rentable. Sus retos no son menores por la gran cantidad de árboles presentes y por las tierras que se deben comprar. Otro túnel verde.

La magnitud del Metroplús se puede medir en su valor estimado a 2021, de cerca de $750 mil millones, que no son de bolsillo de entidades sino de los contribuyentes. Y cobra mayor relevancia porque compromete algo más de $463 mil millones del resto del país. También de contribuyentes. Además, como solución de transporte masivo, es clave en tiempos de caos vehicular y de crisis del aire. En ese tramo el potencial de uso diario son 113.000 pasajeros.

Una colección de problemas que no se compadece con un proyecto de tanta relevancia y profundidad.

Lea También:

Los enredos del metroplús en el sur

 

Publicidad