Merce Robledo

 
 
Merce Robledo
 
   
 
Para ella hay dos maneras de afrontar cualquier cosa en la vida: Un ancla que hunde hasta el fondo y destruye la vida y lo que hay alrededor, o un globo que eleva para ver las cosas en otra dimensión.
 
   
 
 
   
 
Las dos veces que la enfermedad ha aparecido en su vida no ha sido motivo para entregarse y renunciar a luchar, ni siquiera la muerte de sus padres por el mismo caso pudieron con ella, al contrario, de aquella situación aprendió la humildad y tranquilidad con que afrontaron la enfermedad y la paz con la que se fueron de este mundo, característica que irradia ahora recuperada.
Merce siempre sobresalió por su amor por el deporte, iba al gimnasio y también practicaba taekwondo, hasta 2006, año en el que la enfermedad reapareció para vivir un largo proceso de recuperación. Arquitecta, casada hace 26 años y con dos hijos, asegura que su familia fue un apoyo fundamental, así como su hermana que siempre estuvo a su lado.
“Desde que nacemos sabemos que vamos a morir, todos tenemos un ciclo en la vida y desde que lo entendamos rápido, mejor, esa es la vida”, dice sin titubeos.
Después de una cuadractectomía y una radioterapia en el año 2000, pasaron seis años para que la enfermedad se reactivara, por lo que su médico sugirió realizar la mastectomía total, que la llevó a perder varias reconstrucciones por diferentes complicaciones que la llevaron al quirófano más veces de lo que pensaba. El año anterior inició nuevamente el proceso de reconstrucción con cinco operaciones, hasta hoy que se siente sana y feliz de haber recuperado parte de su feminidad, a pesar de algunas cicatrices que la acompañarán para siempre, pero como ella misma dice: “eso no importa porque estoy viva y ese es el precio que pagué”.
En estos momentos se siente orgullosa de sus padres, los admira por haber muerto en paz sin deberle nada a nadie y eso ya lo aprendió. Dice que su vida mejoró porque ahora vive con humildad, sencillez y porque la construye con las cosas pequeñas que le dan el sentido que necesita.