La decisión de no volar

Hoy tenemos muchos problemas relacionados con el impacto al medio ambiente. Desde que nacemos comenzamos a ser un problema ambiental, pero podemos tomar muchas decisiones para buscar disminuir la huella de carbono y ser un aporte más en lugar de un daño al planeta.

Decidí unirme a un movimiento a nivel mundial que tiene afectadas a algunas compañías áreas, especialmente en Suecia, lugar donde nació Stay Grounded, campaña y movimiento que busca generar un fuerte impacto contra estas empresas e invitar a las personas a que dejen de viajar en avión y busquen otras alternativas. Por supuesto, comparando a Europa con nosotros, ellos tienen los trenes como alternativas, nosotros no.

Esta campaña nace porque si bien las compañías aéreas tienen planes de compensación de acuerdo con lo que contaminan, hablar de compensar mientras se contamina es como ese dicho de “el que peca y reza, empata”. Por ese motivo, este movimiento nace y genera una presión social, protestas y acciones para buscar generar un impacto y se ha logrado. Hoy en Europa esta movilización va en aumento y se consolida como una profunda discusión para tener y también permitirnos reflexionar y cuestionarnos por las formas en que nos movemos.

Publicidad

No es que viaje mucho, sin embargo, he tomado la decisión de sumarme a este movimiento e impulsar acciones para llamar la atención con esta problemática y también hacer preguntas como ¿por qué nos movemos tanto? Seamos un aporte para dejar de seguir afectando nuestro ecosistema y por lo contrario, juntémonos para buscar otras alternativas y esta es una: si en lugar de viajar puede tener una videollamada y si puede gastarse más tiempo, tome la decisión de ir en bus y no tener que viajar en avión.

Próximamente espero ir a Bogotá y a Cali y lo haré por tierra. De resto me quedaré en Medellín, la cual necesita mucha ayuda para mejorar aspectos ambientales.

Por: Daniel Suárez M.

Activista en bicicleta en el mundo de la comunicación y la publicidad

Publicidad