Medida de aseguramiento a ladrones

La medida fue impuesta a los dos capturados por el robo de la cámara a fotoperiodista de Vivir en El Poblado

aseguramiento1

Luego de la imputación de cargos y del análisis del material probatorio, el Juzgado Octavo Penal de Medellín con funciones de control de garantías, decidió imponer medida de aseguramiento, consistente en detención domiciliaria con brazalete electrónico, a Ángelo Santiago Jiménez Uribe y Jhoan Sebastián Ortiz Medina, de 20 y 18 años, respectivamente, presuntos responsables del robo de la cámara de Karin Richter, fotógrafa de Vivir en El Poblado, en tanto se resuelve la investigación.

Los procesados, a quienes la Fiscalía imputó el delito de hurto calificado y agravado, fueron capturados el lunes 6 abril al mediodía dentro de un taxi, alrededor de quince minutos después de ocurrido el robo, en la carrera 48 con la calle 7, en el barrio Patio Bonito. En el operativo, la Policía también capturó a Maicol Esteban Gómez, conductor del vehículo, quien, según la Fiscalía, fue dejado en libertad después de la legalización de la captura, por falta de material probatorio en su contra.

El hecho

El incidente por el que están siendo investigados Jímenez Uribe y Ortiz Mejía, ocurrió al mediodía del lunes 6 de abril, cuando Karin Richter, fotógrafa de Vivir en El Poblado, estaba realizando su actividad laboral en el puente de la Avenida Las Vegas con la calle 10.

aseguramiento2
Puente donde sucedió el robo, ubicado en el cruce la calle 10 con la Avenida Las Vegas

Según la fotógrafa, un joven la abordó, le pidió que le entregara el equipo de fotografía, y ante la negativa de Richter, el hombre intentó arrebatarle el morral donde ella guardaba el dispositivo. Posteriormente, el presunto ladrón simuló mostrarle un arma, ante lo cual, ella cedió y entregó el equipo. El atracador su unió a su cómplice y abordó un taxi rumbo a Patio Bonito.

Acto seguido, entre veinte y treinta minutos después, Karin Richter se dispuso a ir a la Estación de Policía de Manila para reportar el hecho, y se encontró que las autoridades ya habían capturado a los responsables y recuperado la cámara (una Nikon D5100, avaluada en más de dos millones de pesos). La pronta captura se produjo a raíz de la acción de algunos ciudadanos que presenciaron el hecho, llamaron al 123 y dieron la placa del taxi.