Medida cautelar protege los árboles de la 34

El proceso en contra de la Alcaldía, el Área Metropolitana y los contratistas detuvo la tala de árboles mientras se resuelve. Fue instaurado el 29 de febrero

Por Laura Montoya Carvajal

Una acción popular le puso freno a la construcción de la segunda calzada de la avenida 34 en el tramo entre las calles 13 y 10. La ciudadana demandante pidió medidas cautelares para evitar la tala de los árboles que interfieren en la ampliación de la vía, que un juez le concedió el pasado 4 de marzo.

Isabel Cecilia Uribe, la demandante, manifiesta en el documento que es vecina del sector y ve vulnerados los derechos de la comunidad al medio ambiente sano, al equilibro ecológico, al manejo racional de los recursos y a que se construyan obras urbanas que beneficien la calidad de vida de sus habitantes. Arguye que la obra, además, no se socializó correctamente con los vecinos.

El documento trae anexo un derecho de petición firmado por 117 vecinos en septiembre de 2014 donde piden respuesta a una consideración de rediseño de la obra, ante su preocupación por la inminente tala. En respuesta, el Fonvalmed lo consideró imposible ya que, aseguró, los diseños se habían decidido teniendo en cuenta todas las preocupaciones expresadas.

La subdirectora ambiental del Área Metropolitana, María del Pilar Restrepo, explicó que en 2015 se le dio permiso al Fonvalmed para intervenir, en ese momento, 188 árboles. Esta cantidad está en actualización. Según la subdirectora, consideraron adecuado el beneficio ambiental que la obra representaría para el sector, dada la compensación con 365 árboles.

“Con el mejoramiento del flujo vehicular, se esperaría que disminuya la contaminación atmosférica generada por la congestión”, manifestó Restrepo. En su acción popular, Uribe argumenta a su vez que el aumento de la cantidad de vehículos contaminaría más el aire y alteraría el sueño de los vecinos.

La funcionaria del Área describió que un tercio de los árboles son eucaliptos y leucaenas. El primero, dijo, no es adecuado para el área urbana porque tiende a volcarse fácilmente, y la leucaena es una especie invasora. En su concepto pueden reemplazarse por otros árboles que representen mayor beneficio ambiental para la zona.

El director del Fonvalmed, Luis Diego Moreno, informó que continuarán adelantando obras en otras zonas y definiendo el plan de trabajo a seguir. “En la contestación de la demanda, daremos a conocer al juez los pronunciamientos existentes que avalan la legalidad de la intervención tanto en materia de planeación de la obra como de las intervenciones ambientales. Consideramos, desde el punto de vista jurídico, como cosa juzgada este tema, dados los antecedentes de demandas anteriores al proyecto”, aseguró el funcionario.