Columna: Monstera deliciosa y Tyrannus melancholicus

Medellín

¿Qué pasará en Medellín, que mientras los Balazos adornan un parque, los otros balazos desaparecen las vidas de otros que quieren dar frutos?

Por: Daniel Suárez

La Monstera deliciosa es una planta muy común en Medellín y tiene origen en las zonas tropicales de América. Aquí la llamamos Balazo, quizá un nombre indicado para una planta que adorna una ciudad aún verde, pero también violenta. El Tyrannus melancholicus es un ave con la que muchos nos despertamos y vemos caer el atardecer, es comúnmente llamado el Sirirí, por su constante alarido mañanero, es mi alarma favorita y no debe ser gratuito que lleve ese nombre y esté siempre presente en nuestra zona urbana también.

Dicen que la Monstera deliciosa es una planta suicida, porque busca la oscuridad a pesar de ser un organismo que hace fotosíntesis. Esto no deja de ser curioso, así como Medellín, que, según fuentes oficiales, tiene en promedio seis intentos de suicidios al día y más de 200 suicidios en un año, cifras alarmantes que nos hacen pensar en qué está pasando con la salud mental de los casi tres millones de habitantes de esta ciudad que cada mañana trae los cantos del Tyrannus melancholicus. La Monstera deliciosa tiene un fruto que se puede comer, pero hay que saber el punto exacto en que se encuentra, porque como puede ser delicioso, puede resultar dañino para el cuerpo. Por su parte, los balazos que esta ciudad viene acumulando son otros, los parques no están dando estos frutos, están dejando otro color que no es verde, una melancolía tiránica que se evidencia en cifras.

2018, un año con 626 homicidios, enero de 2019, tan solo la mitad del mes y la cifra ya es de 30 homicidios, esos balazos no adornan el jardín, lo marchitan todo, alejan el canto del Sirirí, suicidan nuestros sueños. ¿Qué pasará en Medellín que nos levanta la melancolía de un ave, pero también la tiranía de una violencia que se nos lleva las lágrimas que no deberíamos tener? ¿Qué pasará en Medellín que sus habitantes piensan cada vez más en suicidarse, como la Monstera deliciosa buscando la sombra? ¿Qué pasará en Medellín, que mientras los Balazos adornan un parque, los otros balazos desaparecen las vidas de otros que quieren dar frutos? El Tyrannus melancholicus vuela por los parques y observa los Balazos, el sirirí llega a los barrios diciendo buenos días, pero en la noche los balazos le quitan el sueño a algunos vecindarios.

Callados aportamos más

Publicidad