Medellín, ¿cómo vamos en medio ambiente?

medio ambiente en Medellín
Foto cortesía Alejandro Álvarez.

En 2017 mejoró la calidad del aire, pero quedan retos inmensos y seguimos lejos de las recomendaciones, bastante exigentes, de la Organización Mundial de la Salud.

Alejandro Álvarez Vanegas
Por: Alejandro Álvarez Vanegas

Hay temas que son considerados de interés general a pesar de que, aparentemente, no sean pocas las personas apáticas frente a ellos. Y, claro, es “respetable” que alguien decida dar la espalda a las discusiones sobre la paz o el cuidado del ambiente, para poner un par de ejemplos. Pero, también hay que decirlo, esta falta de interés de algunos no hace que deje de ser vital la insistencia en abrir espacios para conversar sobre esos asuntos de impacto colectivo en la sociedad.

Ahora bien, son muchos los canales por medio de los cuales la gente puede informarse y encontrar datos interesantes: los periódicos (para la muestra, un botón: Vivir en El Poblado), la televisión, la radio, la internet… en fin, ¡estamos en la era de la información! Sin embargo, aunque es maravilloso poder acceder desde el celular a un tesoro interminable de datos, hacen falta espacios más personales, en los que la experiencia de informarse se nutra de las ventajas de lo presencial.

Publicidad

Por eso desde 2015, inspirados en los Lunes de Ciudad y con el apoyo de La Ciudad Verde, se viene realizando una serie de Cafés de Ciudad en la Universidad Eafit. Este espacio fue concebido para discutir, de manera abierta, sobre asuntos de sostenibilidad, principalmente en lo que al ámbito urbano se refiere. Algo importante es que uno de los principios es incluir puntos de vista diversos: la perspectiva académica se pone a jugar con la visión de la ciudadanía, del gobierno y del sector privado.

Y ¿cómo vamos?

La semana pasada, por ejemplo, se realizó la decimocuarta versión del Café de Ciudad y en esta ocasión, interesado en hacer divulgación del componente ambiental de su Informe de Calidad de Vida en Medellín 2017, se sumó un aliado más a la organización del evento: Medellín Cómo Vamos. La conversación giró entonces alrededor de la pregunta “Medellín, ¿cómo vamos en medio ambiente?” y en esta participaron Luis Miguel Roldán, como representante de Medellín Cómo Vamos; María del Pilar Restrepo, subdirectora ambiental del Área Metropolitana; y Oriana Ballesteros, cofundadora de la iniciativa ciudadana Jóvenes y ODS.

Yo tuve el honor de moderar la conversación y puedo hacer un resumen de lo que ocurrió. En cuanto a la calidad del aire, se pudo ver que en 2017 esta mejoró, pero se reconoció que los retos que quedan son inmensos: seguimos lejos de las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud -que son bastante exigentes- y se necesita un mayor y más valiente compromiso colectivo para mejorar los patrones de movilidad. La calidad del agua, por su lado, se mantuvo relativamente estable, aunque desmejoró en el norte de la ciudad: la Planta de Tratamiento de Aguas Residuales en Bello contribuirá al mejoramiento, pero más allá de eso se necesita reducir la descarga de contaminantes. El panorama con respecto a los residuos sólidos fue más bien oscuro: aunque aparentemente la tasa de reciclaje ha aumentado, todavía es baja (19%) y, además de esto, la cantidad de residuos generados por persona ha venido aumentando.

Forjar alianzas por la sostenibilidad

Además, se resaltó la relevancia de estos temas para la Agenda 2030 y los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). Se hizo énfasis en que, además de esos ODS afines por la temática que abordan (ODS 3, sobre salud; ODS 6, sobre agua; ODS 11, sobre ciudades sostenibles; entre otros), también hay que mirar seriamente el ODS 17, que subraya la necesidad de forjar alianzas para enfrentar los retos de la sostenibilidad. Se trata no solo de lograr el involucramiento de todos los sectores, sino también de realizar un trabajo eficiente entre entidades, organizaciones y grupos dentro de cada sector.

Datos interesantes, ¿cierto? No me cabe duda de que compartiéndolos en Con los pies en la Tierra podemos ir reconociendo con más detalle el panorama que nos rodea. Pero sé que es todavía mejor si aquí mismo les extiendo la invitación a los Cafés de Ciudad, un espacio abierto para todos. Pueden enterarse de ellos en las redes de Eafit o de La Ciudad Verde. ¡Bienvenidos!

Publicidad