Martha trae la primavera

De la serie, Oficios
Texto y foto: Laura Montoya Carvajal
Hace 50 años que Martha Atehortúa baja de Santa Elena, donde vive, a vender flores en la Iglesia San José de El Poblado. Su familia es tradicionalmente silletera. A veces trae también fríjol, cilantro o mora de la finca de su hermano, porque dice que en la suya ya no hay quien trabaje. Desde muy joven aprendió a quitar con delicadeza los pétalos viejos de las rosas y, sonriente, a seleccionar los más bellos anturios, girasoles o claveles para floreros y fiestas.