Manifiestos de Paz

Mayo por la Vida
Manifiestos de Paz
La ciudad se mueve por la Noviolencia. En el Mamm se elogió la memoria y se llamó a la convivencia

Héctor Buitrago
Alfredo Molano

Por estos días la Alcaldía de Medellín viene alentando una movilización por la Noviolencia con el programa Mayo por la Vida, la cual busca permanecer aun cuando pase este mes. Un encuentro que busca volver a la historia, mantener la memoria y reflexionar para una mejor convivencia en el futuro. La ciudad se une eufórica. Las voces más fuertes provienen de las asociaciones civiles, colectivos y organizaciones artísticas, que luchan por reivindicar la vida en medio de las secuelas de las diferentes formas de violencia.

Entre las actividades que se promueven, el 6 y 7 de mayo el Museo de Arte Moderno recibió la Cumbre de la Noviolencia, para la expresión de personalidades públicas y el intercambio de experiencias.

La entrada al foro la hizo el alcalde Aníbal Gaviria, para dar, junto a Bernard Lafayette, director del Instituto Martin Luther King de Estados Unidos, una charla sobre revoluciones sin armas. Los ideales ejemplificantes de las grandes figuras de la paz en el mundo como Martin Luther King y Mahatma Gandhi fueron centro de atención, así como los líderes antioqueños Guillermo Gaviria y Gilberto Echeverri, quienes perdieron su vida hace 10 años en un empeño por la no violencia.

– ¿Cómo conservar la esperanza? “Creer en lo posible para que suceda”, fue la respuesta de Lafayette. -Qué decirle a un joven sin más oportunidades?, fue una pregunta constante. Hablar de hechos concretos y expresar la vulneración de los derechos, eran las ansias de los asistentes. -¿Cómo contribuir a la no violencia? era la pregunta de Elizabeth Tobón, representante de las Juntas de Acción Comunal de la comuna 7 (Robledo). No logró tener la palabra. Durante 27 años ha trabajado con víctimas del conflicto armado. Conoce su sentir y dolor, sabe la respuesta, pero quería la del alcalde.

Cuando un hombre habló de los atropellos del Estado, un grito tímido de un joven de la comuna 13 se hizo sentir. Era el de Julián Marín, integrante del programa Jornadas de vida para la memoria y la no violencia, que tras dos años de la operación Orión (2004), se creó para recuperar la memoria y hacer resistencia a la impunidad estatal. Su lucha es contra la estigmatización, el reclutamiento forzado y las detenciones arbitrarias que han vivido los jóvenes en un territorio militarizado. Quiso hacer parte de este espacio y vio importante la intención de la institucionalidad, pero no ve en ella coherencia para plantear una no violencia activa. “Para nosotros la seguridad no se resuelve con fuerza pública, se resuelve con empleo digno, educación de calidad, acceso a los servicios públicos, a la seguridad alimentaria, a la verdad y a la justicia. La comuna 13 es el territorio más militarizado de la ciudad y aun así es el más violento”, concluye.

Aunque esta intervención no fue pública, como esta hubo otras que hablaron del papel de la mujer y el cómo a partir de la palabra, la literatura, la poesía, el arte, la música y la protección del medio ambiente, se generan procesos hacia la paz.

El medio ambiente: lucha urgente
La charla El medio ambiente, el mundo en nuestras manos, con Alfredo Molano (columnista de El Espectador) y Héctor Buitrago (miembro fundador de la banda Aterciopelados), mantuvo el interés despierto, tal y como se ha mantenido en la comunidad de El Poblado ante la tala de árboles, como ante las acciones en pro de la biodiversidad del sector.

Tras una reflexión de las implicaciones que trae el deterioro del medio ambiente para la paz, como lo son la explotación minera, el abandono de las fuentes de agua, la producción de hidrocarburos, la urbanización de las ciudades, entre otras, los invitados dieron su punto de vista ante dichas situaciones de El Poblado. Alfredo Molano insistió que el problema ambiental es un problema político: “Mientras no cambie la norma de la valorización, no se podrá detener la construcción”. Sin embargo, invita a la comunidad a una movilización urgente, “pues con la velocidad de la destrucción no se va a tener qué defender”.

Entre tanto, en consecuencia con su ideal de dotar de derechos a la naturaleza, Héctor Buitrago recomendó a los urbanistas reordenar el barrio de una manera amable con el ecosistema y entender que existen otras formas de vida”.