Los “parches” señalados por la SAI en la Valorización

Falta de planeación y malos procesos de interventoría han sido los reparos en la ejecución de obras, según la agremiación 

Por Daniel Palacio Tamayo

La Sociedad Antioqueña de Ingenieros, presidida por Martín Alonso Pérez, advirtió y descalificó la planeación y la ejecución con las que se desarrollaron algunas de las obras contempladas por Valorización, a las que calificó como “parches”, es decir, por segmentos y sin criterio técnico, que redundarán, según el líder gremial, en un reducido impacto en movilidad para los habitantes que aportaron con el tributo especial.


Martín Alonso Pérez
En su pronunciamiento la entidad gremial responsabiliza del crecimiento desbordado de la ciudad a Planeación Municipal y a las curadurías. Por esa razón, agrega, quedó espacio insuficiente para la realización idónea de obras como intercambios viales, aceras o bahías para vehículos de servicio público.

La SAI considera que algunos embotellamientos continuarán, por lo que no habría cómo probar un impacto positivo de la valorización en la comunidad. En consecuencia, anota, “corresponde a la municipalidad, no a algunos particulares, financiar toda obra pública, más si se adelanta para resolver imprevisiones y problemas de ineficiencia técnica y administrativa”.

¿Qué ha pasado después de la observaciones hechas a la ejecución de obra pública por Valorización?
“Tuvimos una reunión con César Giraldo y creamos una mesa donde le vamos a expresar con un documento bastante extenso observaciones específicas de los diseños y del proceso constructivo de varias de esas obras. Hubo diseños propuestos a la comunidad y cuando evaluamos, encontramos que no se ajustaban a los diseños socializados o que han tenido dificultades en su ejecución, por lo que se va a buscar una solución integral, por ejemplo al puente de El Tesoro con la Superior”.

Pero los responsables de su ejecución han dicho que no hubo cambio en la geometría del puente de El Tesoro con la Superior y que su inoperancia corresponde a un problema de sentidos viales

“Cuando uno tiene un problema en un cruce busca solucionarlo con un viaducto elevado o un intercambio vial, pero esa solución debe mejorar lo de antes, y esto lo empeoró. Es que hay muchas inconsistencias entre lo que se buscaba y lo que se logró. Eso obliga a una solución integral”.

¿Por qué sólo hasta ahora se pronunció la SAI y no antes?
“La SAI tiene una comisión de infraestructura y en eso hacemos seguimiento a los proyectos que se dan en Antioquia, pero no somos interventores, ni veedores constituidos legalmente. Estamos atentos a las quejas en relación con las obras en su ejecución. Nos llegaron quejas y las estamos recogiendo y tomamos la decisión hace 3 meses de hacer seguimiento de manera detallada y formal”.

De las 23 obras ¿cuántas tienen inconsistencias?
“Encontramos inconsistencias en manejo predial, por ejemplo en Los Parra con la avenida El Poblado. Esa es una inconsistencia que no entendemos qué pasó, supuestamente ya se ejecutó, pero está pendiente ese tramo del Casino. En el informe vamos a señalar aciertos y desaciertos”.

¿Cuál es el balance entonces de la aplicación del instrumento de valorización?
“La figuración de valorización ha sido positiva, el haberla revivido e iniciado obras muestra que la figura es muy buena para medidas de movilidad, pero encontramos que hay muchas entidades del municipio que no se conversan. Por ejemplo, se reventó una tubería en una obra, pero fue EPM quien suministró la información, pero con eso el constructor se dio cuenta de que no era información fiable. Hace falta articulación de las entidades del municipio”.

Lo de Los Balsos con la Inferior es un fiasco
“Ahí faltó rigor en estudios de suelos y de geotecnia. Además ahí hay varios errores acumulados. No tiene sentido que en una obra sencilla haya fallado un muro de contención. Siempre hay contingencias, pero hay unas que son verificables como los estudios de suelos”.

¿Entonces la labor de los interventores queda en entredicho también?
“Muchos de los problemas que existen en las obras es por una inadecuada interventoría. Una interventoría buena, competente, estoy seguro de que hubiera minimizado los problemas, pero necesita dientes para llamar la atención para ejecutar como está planteado. La clave esta ahí”.

¿Qué le responde a quiénes dicen que la SAI no tiene autoridad moral para hablar de estos temas cuando ha guardado silencio con la tragedia de Space?
“Nosotros nos pronunciamos cuando hubo el desastre. En obras de carácter privado hemos respetado los debidos procesos y en ese tema, las investigaciones a nivel disciplinario y penal aún están vivas, por lo que serán los jueces quienes se pronuncien. Nosotros hemos decidido ser muy prudentes, una vez se determinen responsabilidades fijaremos una posición”.