Los líos de las curadurías en Medellín

Tras el colapso del edificio Space, estos despachos están en el ojo del huracán. Tres de los cuatro curadores están en provisionalidad y los constructores dicen que hay congestión en los procesos

Foto Juan David Caicedo

Por Daniel Palacio Tamayo

Desde el 2012 se han realizado 4 pruebas para elegir a los cuatro curadores de la ciudad, pero sólo lo ha logrado superar la curadora Ángela María Restrepo, quien fue posesionada en la curaduría tercera. En el resto de oportunidades el examen fue declarado desierto, pues ninguno de los candidatos superó el puntaje mínimo.

En 2014 tras la orden de detención del curador Carlos Ruíz por el caso del edificio Space y la destitución de la curadora cuarta Gloria Inés Tobón, por presuntas irregularidades en la expedición de licencias urbanísticas, la administración municipal decidió nombrar en las curadurías segunda y cuarta a la arquitecta Ángela María Restrepo, quien además estaba a cargo de la tercera, por la que había ganado el concurso.

Federico Estrada, gerente de La Lonja, aseguró que “una ciudad como Medellín con la actividad edificadora que tiene, y que debería tener, requiere de los cuatro curadores en propiedad”, situación que la corroboró un directivo de una firma constructora quien afirmó que las curadurías no están fluyendo con la celeridad requerida y lo ejemplifica con lo que les significó corregir la dirección de una licencia para unas casas del programa de viviendas gratis del gobierno nacional. “Eso antes tardaba 15 días, ahora puede demorar hasta 4 meses”, sentenció.

Por esa razón el gremio inmobiliario le ha requerido a la Alcaldía de Medellín agilizar los trámites para realizar un nuevo concurso en el que se pueda elegir a los curadores urbanos que restan. “No puedo calificar los exámenes anteriores, pero creo que hay profesionales con las competencias para el cargo de curador”, afirmó Estrada.

Claudia Hincapié, quien fue abogada de la excuradora cuarta Gloria Tobón, asegura que en el caso de su apoderada se violó el debido proceso, pero que además la interinidad en este servicio ha impedido una oportuna prestación del servicio pues en su consideración “la curadora tercera como titular y provisional de la segunda y cuarta no va a tener tiempo de atender la demanda, por lo que todo se recargó al curador primero”.

Hincapié cree que “si todos los estudiantes pierden el examen, el problema no son los estudiantes”, por lo que también pidió que se flexibilice la prueba excluyendo preguntas memorísticas y enfocándose en los quehaceres del curador.
La Ley de Vivienda Segura establece una vigilancia más estricta a las curadurías del país. Por su parte, se espera que en las próximas semanas la Alcaldía de Medellín abra el concurso para elegir curadores.