Los jardines de El Poblado

   
  
   
 

El ingeniero de Minas Alberto Medina, de la veeduría de El Poblado, se tomó el trabajo de hacer seguimiento y fotografiar varios jardines de la Comuna 14, tanto de espacios públicos como de áreas privadas residenciales y empresariales. Su objetivo con este documento -el cual le fue entregado a la Subsecretaría de Valorización- es que la Alcaldía tome atenta nota de las diferencias entre unos y otros para que aplique correctivos en las áreas que le corresponden y Medellín vuelva a llamarse La Ciudad de Las Flores.
Este profesional, con varios años de experiencia en el sector público y privado, considera que con jardines, sardineles y zonas verdes adecuadas y bien cuidadas todo El Poblado se favorece y valoriza. Su primera crítica constructiva está relacionada con el estado de algunos sardineles y separadores centrales, principalmente de la Avenida El Poblado. Destaca que el suelo de la mayor parte de los jardines “está compuesto por material de playa para concretos, el cual es un elemento completamente inerte, no aporta vida a un ser vegetal y, adicionalmente, hay escombros de construcción”.

Más compost, menos chipiado
Dice el ingeniero Medina que aunque la Secretaría de Obras Públicas afirme que el chipiado o desecho vegetal que aplica a los jardines de El Poblado son óptimos para este fin, “la verdad es que este material se demora muchísimo tiempo para descomponerse e incorporarse al suelo. Lo ideal sería mezclar compost, porquinaza o bovinaza, efectivos y muy baratos”.
Como positivo señala el trabajo que está haciendo el Municipio por intermedio del Jardín Botánico al capacitar y emplear a personas de bajos recursos económicos agrupadas en cooperativas para que se encarguen del mantenimiento de algunas zonas verdes. Así mismo, exalta la existencia de viveros atendidos por los cooperativistas en zonas periféricas, para surtir los jardines del espacio público. Pero insiste en que podría ampliarse el número de contrataciones pues el trabajo positivo que se está haciendo todavía es insuficiente para todas las áreas que hay por sembrar y mantener.

Medio ambiente: prioritario
Este veedor ciudadano también propone al Municipio contemplar la posibilidad de construir parques lineales en las nueve quebradas de El Poblado, y analizar la viabilidad de adquirir para reserva forestal los terrenos que están reforestando arriba de la Transversal Inferior. El objetivo es que en un futuro no vendan estas áreas para construcción y talen los árboles, con las consabidas consecuencias de borrascas, deslizamientos, represamientos de quebradas y potenciales tragedias.
Finalmente, asegura que todos estos elementos relacionados con el medio ambiente deben ser tenidos en cuenta en el proceso de valorización que se avecina y del cual él, como veedor ciudadano, estará muy atento.