Los fotocineros expuestos

Les decían fotocineros porque no usaban película fotográfica sino de cine, más barata en aquella época.

Eso era un lujo que no todos se podían dar. Allí vieron una oportunidad de negocio unos señores que se dedicaron entonces a tomar fotos en la calle a los peatones, a todo el que pasaba, con la esperanza de que alguno se interesara en comprarlas.

Armados de unas, para la época, modernas máquinas fotográficas, acechaban a los transeúntes en Junín, frente al Club Unión (hoy un centro comercial), en Calibío por la Gobernación (hoy Palacio de la Cultura), en Carabobo frente al Palacio Municipal (hoy Museo de Antioquia) y en otras calles del Centro. Disparaban sus cámaras a diestra y siniestra.

¿Cuántos compraban la foto? Difícil de saber; lo cierto es que la popularización de las cámaras instamatic y el abaratamiento de los costos de revelado y ampliación de las fotografías, fue acabando con el negocio. Esos rollos de película con una parte de la memoria urbana de Medellín fueron a dar en muchos casos a la basura.

Todo esto viene a cuento porque el 24 de noviembre en el Museo de Antioquia será la presentación del proyecto Transeúntes, una intervención en el espacio público de los profesores universitarios Diego Arango y Gabriel Mario Vélez, en la que mostrarán el trabajo de estos fotógrafos, gracias a unos viejos rollos de película de aquellos años (finales de los 70) que ellos han analizado y clasificado para mostrar al público.

Esa noche harán una proyección en la Plaza Botero con las fotos de los peatones que captaban los fotocineros.

El proyecto Transeúntes fue uno de los ganadores de los Premios de Cultura de la Secretaría de Cultura Ciudadana. Con él Arango y Vélez apelan a la recuperación de la memoria de la ciudad, no solo con las proyecciones públicas, sino con un sitio web que estará en línea próximamente.

Informes en el 251 3636.