Los comerciantes no pueden hacer lo que quieran


Los comerciantes no pueden hacer lo que quieran

De la edición impresa (Edición 312)

El principal problema de las vallas comerciales es la desinformación. Algunos comerciantes piensan que por estar inscritos en Cámara de Comercio, tienen derecho a ubicar un aviso en las proporciones que quieran y no tienen en cuenta la reglamentación.

Los avisos no deben superar el 20% de la fachada, sin que exceda los 8 metros cuadrados, así que el comerciante debe conjugar estas dos características y cumplir con otros requisitos contenidos en el decreto 1683 de 2003.

“Sin embargo, cuando una empresa de vallas le explica al comerciante que no puede hacerle un aviso más grande, buscan a otro fabricante que no tiene en cuenta las normas, y es ahí cuando tenemos que exigir la modificación o el desmonte de la publicidad exterior”, explica el abogado Pedro Calderón. Por ello es importante que antes de instalar su valla, los comerciantes soliciten asesoría a Espacio Público, entre otras cosas para que no pierdan su tiempo y dinero.