Los candidatos en El Poblado

Los candidatos en El Poblado
Estos son los candidatos con más probabilidades de ganar las elecciones del próximo 30 de octubre. Uno de ellos será el Alcalde de Medellín durante los próximos cuatro años

Federico Gutiérrez
Los periodistas que cubren los temas de ciudad están acostumbrados a hablar con Federico Gutiérrez. Ellos dicen que siempre ha sido una persona abierta, afable, aguda en sus críticas y de carácter propositivo. Quienes lo conocen hablan muy bien de sus calidades personales. Después de una extenuante campaña por la nominación de su partido, a mitad de año fue reconocido como el candidato oficial del Partido de la U. El desgaste por el esfuerzo para lograr esa nominación tuvo un efecto indeseado para su aspiración, pues cuando entró oficialmente en la campaña, sus rivales ya se habían posicionado como los dos en contienda, y no quedaba mucho espacio para un tercero.
No obstante, ha trabajado incansablemente para llevar su mensaje a todas partes en la ciudad. Es ampliamente conocido en círculos universitarios de El Poblado vinculados con la política y el trabajo comunitario. En las elecciones de hace cuatro años, fue elegido concejal con la votación más alta que ha habido en Medellín para esa corporación. De los siete ediles elegidos entonces para la Junta Administradora Local de El Poblado, seis fueron de la lista apoyada por él. Desde el Concejo apoyó o promovió debates y proyectos sobre asuntos tan diversos como seguridad, movilidad, servicios públicos, incentivos para vivienda de interés social, ciclo vías (la de El Poblado es una propuesta suya), bicicletas públicas, explotación infantil, Plan Desarme y medio ambiente, entre otros.
Federico Gutiérrez está casado con Margarita Gómez. Tienen dos hijos. Dice que su aspiración a la Alcaldía nace de un interés por hacer de Medellín una mejor ciudad para vivir, para que los hijos de todos tengan las oportunidades y las posibilidades que tienen, por ejemplo, sus hijos. Un hombre de familia, destaca la formación que recibió de sus padres: “Me inculcaron el amor por mi ciudad y valores como el respeto, la honestidad, la responsabilidad y el servicio”.
Es ingeniero de la Universidad de Medellín, especialista en alta gerencia de esa universidad y en ciencias políticas de la U.P.B. Es estudiante del programa de Alta Gerencia de la Universidad de los Andes.
A Federico Gutiérrez se le puede encontrar en la calle, un restaurante o un centro comercial, como a cualquier otro ciudadano. Él mismo dice que es un ciudadano más, sin ínfulas de ninguna clase. Asegura que no se dejará enceguecer por el poder, ni perderá el contacto con la gente común y corriente, pues no le encuentra sentido al trabajo público de otra manera. Quizás por eso en cada respuesta habla de su propuesta de seguridad y de política social. Dice que esos dos aspectos son fundamentales para lograr la transformación que requiere Medellín.
Su paso por el Concejo Municipal ha sido elogiado por propios y extraños. Su campaña no ha sido acusada de nada ni medianamente parecido a lo que se dice, cierto o falso, de sus rivales.



Luis Pérez

Las denuncias y acusaciones a su actual campaña a la Alcaldía de Medellín no son nada nuevo en la vida pública de Luis Pérez. Mucho antes de dejar el cargo como Alcalde en diciembre de 2003, en toda la ciudad circulaban rumores y verdades a medias sobre el manejo del dinero público, las compras, y muchas más actuaciones suyas al frente de la ciudad. Nada de eso sorprende ahora en Medellín, sin embargo él sí contesta sin rodeos que todas esas afirmaciones son falsas, que cuando terminó su gobierno fue acusado de muchas cosas pero salió airoso de todo en los tribunales correspondientes. Las denuncias en su contra de alianzas con grupos al margen de la ley en la campaña de hace cuatro años, están en los tribunales. Denuncias similares contra Alonso Salazar (alianzas con paramilitares) fueron resueltas a favor de este por las autoridades. Dice que las grandes obras de la Medellín contemporánea, son sus palabras, fueron hechas, iniciadas o planeadas en sus tres años como Alcalde. Esa afirmación tiene tanto de largo como de ancho, y se presta a debate. Lo cierto es que él la dice con tanta convicción que parece que se la cree.
Una de esas obras que él cita es la Avenida 34. Esta en efecto fue iniciada, primera piedra, durante su gobierno, pero el trabajo (planeación, diseño, compra de predios, construcción) lo tuvo que hacer su sucesor, Sergio Fajardo. Y claro, el proyecto existía desde mediados de los años 80 y aún no ha sido terminado, pues ese primer proyecto era de doble calzada con intercambios viales en los cruces con las lomas.
Personas que han trabajado con Luis Pérez hablan muy bien de él, de su capacidad de dirección y de su liderazgo. Todos dicen que es un hombre muy inteligente. Sus propuestas de grandes proyectos de infraestructura han sido característicos de todas sus campañas políticas. Ya en 1997 sus avisos publicitarios lo promocionaban como el alcalde moderno. Él mismo se presenta como un líder de objetivos claros, capaz y que cumple lo que promete. Quienes han trabajado con él suscriben esa afirmación.
Luis Pérez ha vivido por muchos años en El Poblado, es soltero. Como sucede con el actual alcalde, su vida privada ha sido uno de los blancos preferidos de los chismes en voz baja en las reuniones sociales en Medellín. Es ingeniero industrial de la Universidad Nacional, máster en matemáticas de la misma universidad y Magister of Arts (Statistics and Operations Research) en la Universidad de Michigan, Estados Unidos. Fue Alcalde de Medellín por tres años, enero de 2001 a diciembre de 2003. Fue Secretario de Educación durante la alcaldía de Sergio Naranjo. Otros cargos públicos que ha desempeñado son: Rector de la Universidad de Antioquia, Presidente de la Junta de EPM, Director Nacional del ICFES, Gerente General de la Beneficencia de Antioquia y Director de Planeación de Antioquia.
En su paso por La Alpujarra, Luis Pérez acabó con el viejo Instituto de Valorización, Inval, y promete que de ser reelegido hará las obras viales que requiere El Poblado, sin recurrir a este impuesto.



Aníbal Gaviria

Las personas que han trabajado con él reconocen su liderazgo, su formación profesional y su firmeza para lograr los objetivos trazados. Pertenece a una familia tradicional antioqueña, con presencia e intereses en varios sectores de la vida económica departamental y nacional, como medios de comunicación y minería. Su hermano Guillermo fue asesinado por la guerrilla cuando era Gobernador de Antioquia, hecho que por obvias razones marcó a su familia, y decidió su entrada total en la política. Él también fue Gobernador de Antioquia. En ese cargo fue apoyado por la mayoría de los habitantes del departamento. Como casi todos los gobernantes de nuestra región, su popularidad fue alta durante los cuatro años que estuvo en el cargo. Cuando terminó su gestión, las encuestas le daban 89% de favorabilidad en la opinión, reconocida principalmente por sus logros sociales en las zonas más pobres del departamento. La obra pública de su gobierno que más impacto directo tuvo en El Poblado es la doble calzada de Las Palmas (el tramo que no está en la zona urbana de Medellín), una vía que ha recibido muchos cuestionamientos ciudadanos, gremiales y políticos, por los derrumbes y afectaciones que ha sufrido en cada temporada de lluvias.
Aníbal Gaviria ha residido la mayor parte de su vida en El Poblado. Está casado con Claudia Márquez y tiene tres hijos pequeños. Es un egresado destacado de la Escuela de Administración de Negocios de Eafit. Ha tomado algunos cursos en la Escuela de Extensión de la Universidad de Harvard.
El año pasado fue candidato a la Vicepresidencia de la República por el Partido Liberal, en llave con Rafael Pardo quien fue el candidato a la Presidencia y hoy es el Director del partido. Su aspiración a la Alcaldía de Medellín ha sido asociada con la continuidad (en proyectos, principios y estilo de gobierno) con los dos últimos gobiernos, los de Sergio Fajardo y Alonso Salazar. Aníbal Gaviria dice que no representa la continuidad y que no niega las carencias del actual gobierno, pero, en la misma respuesta, dice que la ciudad ha mejorado mucho en sus indicadores sociales en los últimos años, pero que ese trabajo debe continuar y profundizarse para vencer uno de los principales obstáculos al progreso de Medellín, la inequidad.
Su relación con Jesús Rendón, alias El Cebollero, sigue siendo objeto de escrutinio periodístico. A la declaración del Cebollero, según la cual él dio dinero a la campaña que llevó a Aníbal Gaviria a la Gobernación, este dijo que conoció a Rendón cuando no estaba sindicado de ningún delito y aparecía como un comerciante legal de la Plaza Mayorista, y que fue en ese contexto en el que pudo dar dinero a la campaña. “Nos engañó”, aseguró Gaviria.