Lo que hay que saber del cannabis medicinal

cannabis medicinal
ilustración: Juan Esteban Tobón Alzate

Su uso aún despierta muchas polémicas. Sin embargo, estudios demuestran su efectividad en el tratamiento de algunos cuadros médicos.
Un abecé.

Falta pedagogía frente al uso del cannabis como medicina. Comparten esta idea el doctor Carlos Restrepo, médico anestesiólogo subespecialista en medicina del dolor adscrito a la Clínica de las Américas, y Mark War, director médico de Canopy Growth y responsable del área de Investigación, Desarrollo y avances científicos en Spectrum Cannabis. La ley 1781 de 2016 habla sobre el Acceso seguro e informado al uso médico y científico del cannabis y sus derivados en el territorio colombiano.

¿Puedo usar el cannabis con fines terapéuticos?

Sí. Ayuda a reducir dolores crónicos y agudos, controla el dolor en artritis reumatoide, esclerosis múltiple y migraña. Además, reduce las náuseas y hasta estimula el apetito. También es indicado para dolores musculoesqueléticos, epilepsia, trastornos del sueño y síndrome de estrés postraumático. Lo más importante es verlo como un medicamento.

¿Cómo funciona?

El cannabis estimula los receptores del sistema endocannabinoide. De esta forma, se crea una distracción para el cerebro que hace que este olvide momentáneamente la experiencia del dolor.

¿Es recomendada para pacientes con cáncer?

Sí. El uso de cannabis medicinal ayuda en dos momentos: reduce náuseas asociadas con quimioterapia y es indicado para tratamientos paliativos.

Tengo dolores crónicos, ¿puedo usar cannabis?

Sí. “Las cifras indican que cerca del 20% de la población colombiana sufre de dolores crónicos”, explica el doctor Carlos Restrepo. Si esta condición hace imposible la vida e incapacita, es probable que pueda tratarse con esta medicina. “Aplican, por ejemplo, migrañas crónicas, dolores de espalda o dolores ginecológicos”, agrega.

¿En qué momento se recomienda el cannabis?

El doctor Restrepo recomienda su uso solamente cuando otros tratamientos no han demostrado efectividad. “Primero se recomienda un cambio en estilos de vida, se recetan analgésicos básicos y antiinflamatorios. Si no hay respuesta o esta no es la adecuada, se puede evaluar al uso del cannabis”, dice. Además, como medicamento, este tiene también indicaciones y contraindicaciones.

¿Cómo es el tratamiento?

No hay un genérico. “Cada paciente es diferente y hay que confeccionar el tratamiento de una forma personalizada”, explica Restrepo. Dependiendo de la situación, el cannabis puede ser aplicado en la piel, puede ser ingerido en pastillas o aceites o puede ser inhalado a través de vaporizadores. Además, un tratamiento no está basado solo en el cannabis. Debe haber acompañamiento sicológico, deben revisarse los hábitos e, incluso, puede pensarse en otras acciones, como la cirugía.

¿Puede generar adicción?

Sí y no. Según explica Restrepo existe un riesgo de adicción de un 9%. Sin embargo, no hay evidencia científica que respalde la afirmación de que inevitablemente el uso del cannabis lleva al consumo de otras sustancias. Mark War añade que hay que tener en cuenta el contexto de cada paciente: “no se le puede recetar cannabis a una persona que tenga cuadros de adicciones presentes o pasados o que tenga problemas mentales”.

¿Es inofensivo?

Ninguna medicina es inofensiva. El cannabis puede tener efectos secundarios tales como somnolencia, desorientación, confusión e hipotensión. Sin embargo, para usos terapéuticos, no hay hallazgos de efectos negativos.


Por: Juan Pablo Tettay De Fex / juan.tettay@vivirenelpoblado.com

 

Lea También:

 

Entre mitos y realidades (3)

La marihuana, entre mitos y realidades (2)

La marihuana, entre mitos y realidades

Publicidad