Linguine al limón y tomates gratinados

La Bottega Verde está especializada en pastas artesanales frescas. Todos los días, María Paula y su equipo elaboran un opción diferente de pasta corta y una de pasta larga, que preparan con una variedad de ricas salsas. La mayoría de los vegetales provienen de una huerta orgánica

Tomates gratinados

Ingredientes

  • 4 tomates maduros pero firmes.
  • 6 cucharadas de queso mozzarella rallado.
  • 4 anchoas finamente picadas.
  • 4 rodajas de berenjenas previamente asadas.
  • 8 aceitunas negras deshuesadas y cortadas en rodajas.
  • Unas hojas de orégano fresco, finamente picadas.
  • 2 cucharadas de queso parmesano rallado.
Tomates gratinados

Preparación

Lavar los tomates y retirar la “tapa”, extraer la pulpa y semillas que salgan fácilmente sin dañar la forma del tomate. En un recipiente, mezclar el queso mozzarella rallado, las anchoas, las berenjenas asadas y picadas en cubitos, las aceitunas negras en rodajas, las hojas de orégano finamente picadas y un toque de pimienta. No agregar sal porque las anchoas aportan una buena parte de esta. Rellenar los tomates muy bien con este preparado y terminar con el parmesano rallado. Llevar los tomates al horno por 10 minutos a 200 C.
   

Linguine al limón

Ingredientes

  • 200 gramos de pasta linguine.
  • 2 huevos bien frescos.
  • 2 cucharadas de crema de leche.
  • Pimienta al gusto.
  • 2 cucharadas de queso parmesano rallado.
  • 1 pizca de nuez moscada.
  • La ralladura de la cáscara de un limón.
  • El jugo exprimido de un limón.

Preparación

En una olla, con muy buena cantidad de agua hirviendo, agregar una cucharada de sal y poner la pasta a cocinar a fuego alto. Poner un temporizador con el tiempo que requiere la pasta para que esté al dente. Si es pasta seca, el empaque debe decir el tiempo de cocción. Para que quede al dente, poner un minuto menos y probarla.

Aparte, en un recipiente, mezclar los huevos, la crema de leche, la pimienta, la nuez moscada, la ralladura de cáscara de limón, el jugo del limón y una cucharada de queso parmesano.

Tomar una sartén, preferiblemente antiadherente, y ponerla en la estufa a calentar unos 2 minutos y apagar el fuego. Cuando la pasta en el agua esté lista, colarla y pasarla a la sartén caliente. Agregar la mezcla de huevos y crema de leche y revolver. Mientras se revuelve, el huevo se cocinará con el calor de la sartén y de la pasta. Verter sobre la pasta el resto del parmesano y servir con los tomates gratinados.