Línea 312 / Febrero (semana 1)

 
Línea 312 / Los lectores opinan
 
 
Las opiniones expresadas por los lectores en esta sección son de su entera responsabilidad y no reflejan necesariamente el pensamiento del periódico. Las comunicaciones pueden ser editadas. Llame al teléfono 268 2758 o escriba a linea312@vivirenelpoblado.com 
 
   
 
 Evitar más tragedias
La muerte de Alejandro Urrea, de 24 años, despierta preocupación por las condiciones de seguridad de algunos espacios recreativos. El joven egresado de Eafit murió electrocutado por la malla de la cancha de fútbol de Manila. Blanca López, tía de la víctima, pide a las autoridades locales tomar medidas serias de control. “No podemos permitir que una tragedia como esta se vuelva a repetir”.
 
   
 
 Piden control urbanístico
Varios vecinos de la calle 20 Sur, arriba de la Frontera, se quejaron porque los constructores de una obra los dejaron sin acera. “Es a todo el frente de la urbanización Lomalinda, donde quedan las empanaditas de La Mona. Desde principios de enero tenemos que caminar por la calle porque se apropiaron del espacio, y, además, no sabemos qué están haciendo porque no hay letreros de Curaduría”.

 
 
 Huecos en toda la cuadra
Carlos Mario Quintero se comunicó con Vivir en El Poblado para alertar que en la calle 36, conocida como la triada, en el sector de San Diego, hay una serie de huecos por motivos diferentes. “Para ir a mi trabajo paso por ahí todos los días, es uno esquivando obstáculos, aceras dañadas y huecos peligrosos que incluso han durado meses. Es evidente que esta calle necesita mantenimiento”, dijo.
 
   
 
 Lo que siempre se roban
En la misma calle 36, algunas tapas de contador de acueducto fueron robadas, lo que genera peligro para los transeúntes. “Además de los huecos profundos, en las noches hurtan estas tapas agravando más el aspecto de la calle. Hace poco vi que unos empleados de una empresa optaron por poner una llanta de carro en un hueco, por lo menos para llamar la atención”, comentó Carlos Mario Quintero.