Lina, la líder futbolista

   
  
   
 Sus compañeras la buscan, a ella llegan todos los balones para que organice el equipo, es la líder y volante que distribuye juego además de contar con su habilidad propia. Lina lleva el fútbol en la sangre, no sólo lo disfruta jugando, sino que no falta a ningún partido del Medellín y siempre está actualizada del fútbol mundial para emitir su opinión: Que el Barcelona salió campeón, que le gusta más Cristiano Ronaldo que Messi, que le gusta el estilo de jugar de “Choronta” Restrepo, y que los jugadores ante todo deben ser buenas personas y profesionales.
Lina Restrepo Correa tiene 23 años y cursa el quinto semestre de Ingeniería de Producción en la Universidad Eafit, colores que defiende con orgullo, aunque también ha militado en la Selección Antioquia, un club de El Retiro y se prepara para integrar Londo Bello F.C.
Esta habitante de Castropol que estudió en el Colegio Jorge Robledo, prefería jugar y ver fútbol a realizar otras actividades; su padre y su hermano, fanáticos de Atlético Nacional, lograron inculcarle la pasión del deporte más popular del mundo, pero lo que no consiguieron fue que Lina siguiera las banderas verdes, al contrario, con orgullo dice que es fanática del Dim y que sobre su tobillo derecho reposa un tatuaje con la bandera de su equipo.

Más victorias que derrotas
En su memoria conserva triunfos y títulos como los campeonatos zonales, también cuando perdieron una importante semifinal contra la Universidad Nacional, su más acérrimo rival. Del mismo modo recuerda el desquite en un torneo nacional en Armenia. Era la final, iban 1 a 1, faltaban 12 minutos para terminar el partido y allí disputaban un cupo para un próximo Suramericano Universitario, cuando, con una jugada magistral, Lina anotó para darle el campeonato a Eafit en un partido memorable con un gol que está grabado y el cual ella misma narra. “Sin dudas fue el partido más emocionante de mi vida. Era un tiro libre casi desde el saque de esquina, me la pasaron en corto y me quedó para pegarle de zurda fuera del área, pero como soy derecha enganché para quedar cómoda y la crucé al segundo palo. ¡Un golazo! quedé de goleadora y fui la figura del torneo”, dijo emocionada.
Sobre si aún existe el machismo en el fútbol femenino, afirmó que “aunque las niñas de las universidades públicas son más guerreras y a nosotras nos ven como las monitas peliteñidas y muy femeninas, les hemos ganado. El fútbol femenino ha evolucionado, miremos que las Sub 17 quedaron campeonas del Suramericano, silenciosamente nos hemos ganado un espacio”.
Ahora Lina se prepara para una eliminatoria nacional que otorga un cupo para la Copa Libertadores Femenina que se desarrollará en México, jugando para Londo Bello F.C. con sus compañeras de Eafit más 3 refuerzos de Bello y 3 de la Universidad Nacional.

Su pasión de todos los días
Consciente de que su futuro como ingeniera es primordial, Lina no descarta estudiar en una universidad en otro país como Estados Unidos, donde también pueda jugar fútbol con más nivel y apoyo.
Por ahora seguirá disfrutando de lo que le gusta, esa capitanía se la ha ganado por su liderazgo y calidad en el juego. Lina Restrepo es igual a fútbol; como tantos fanáticos de este deporte en el mundo, ella lo juega con amor, lo goza, lo sufre, lo padece dentro y fuera de la cancha. “No me imagino mi vida sin el fútbol, es parte de lo que soy y además me enseña a crecer y a comparar con situaciones de la vida cotidiana para aprender”, expresó.