Leonardo, corriendo más que el cáncer

Leonardo corre por la lucha contra el cáncer

Su trabajo es diseñar empaques, su pasión correr, su inspiración apoyar a fundaciones que trabajan con enfermos de cáncer y difundir el mensaje sobre la importancia del deporte para prevenir la enfermedad. Había corrido su primera maratón en Francia en 2015, mientras adelantaba su máster en diseño de juegos, pero todo cambió al regresar a Colombia, cuando diagnosticaron a su papá con un colangiocarcinoma con el cual luchó por 10 meses.

Leonardo Muñoz cuenta que entonces dejó sus entrenamientos, mientras en familia, junto a su mamá Omaira Salazar y a su hermano Marco Antonio, acompañaban a su papá. Dos cosas lo inspiraron: “un sueño suyo en el que él corría y escuchaba una voz que le decía: ‘eres un trotamundos de Dios’; y un pico positivo de su salud, en el que nos dijo que al recuperarse se dedicaría a dar esperanza a quienes luchaban contra el cáncer”.

Rubén Darío perdió la batalla, pero Leonardo, con apoyo de su socia Natalia Restrepo, conservó su deseo a través de Run2KillCancer God Globetrotters. Se constituyeron en enero de 2018 y hoy tienen 800 embajadores.

Conectarse y ayudar

Run2KillCancer apoya a siete organizaciones que luchan contra el cáncer infantil: Funicáncer (Medellín), Proyecto Unión (Bogotá), Retos (Barranquilla), Héroes y Valientes (Bucaramanga), La Divina Providencia (Cali), Funvivir (Cartagena) y Fuerza Floppy (Ecuador). Su objetivo: “que quienes han perdido a sus seres queridos, transformen ese dolor en inspiración para hacer deporte”, explica Leonardo.

Los ingresos llegan con la venta de ropa deportiva y el desarrollo de eventos, donaciones en dinero, especie o tiempo; en Medellín se reúnen a entrenar martes y jueves de 7 a 9 p.m. en Parques del Río.

Leonardo quiere correr una maratón en menos de tres horas y clasificar a Boston; para Run2KillCancer espera seguir consolidándola como la fundación articuladora más importante del país y tener una carrera de 21 kilómetros en Medellín. Hoy recogen los frutos de haber entregado ayudas por cerca de $15 millones en su primer año, más una novena de Navidad para 567 niños gracias a $46 millones en donaciones.

“Comenzar a correr es sinónimo de dificultad, pero la comunidad es un gran apoyo, y, de paso, creamos conciencia sobre la importancia de prevenir el cáncer”, dice Leonardo. 

Publicidad