Las razones para ir al quirófano


Las razones para ir al quirófano

De la edición impresa (Edición 313)

Para Stella Moreno, de la Red de Prevención de la Anorexibulimia, la razón por la que una mujer decide someterse a los riesgos de una cirugía estética es la presión que ejerce la sociedad a través de desfiles y vallas publicitarias, entre otros, lo que lleva a una insatisfacción hacia el propio cuerpo. El estándar de belleza que promueve la sociedad, el de la silueta de reloj de arena, es muy lejano para la mujer latina, pues por su mezcla de razas mediterránea, negra e indígena tiende más hacia la silueta de pera, de senos pequeños y caderas anchas.

Las cirugías estéticas representarían, desde su punto de vista, el punto más avanzado al que ha llegado la por ella llamada industria de la delgadez, que, dice, empezó en la década de los 80 promoviendo dietas y gimnasios y ahora ha llegado hasta el quirófano. “El negocio ha ido avanzando a puntos cada vez más agresivos y de mayor rapidez en los resultados”, afirma.

Claro está que Moreno no se opone del todo a las cirugías estéticas, pero sí recomienda que antes de someterse a una se evalúe la magnitud del riesgo que se corre, se compare con lo que la persona realmente necesita con su cuerpo, se evalúen las motivaciones reales y se consideren antes otras opciones, pues de todas maneras los dos principios básicos para adelgazar siguen siendo una dieta balanceada combinada con actividad física.