Las raíces de El Guamal

  
   
 Una de sus fundadoras es Pastora Martínez, quien hace 56 años llegó a la zona con su esposo procedentes de Guatapé, para instalarse en una propiedad cedida por su jefe, un conocido industrial antioqueño, el mismo que años después les cedió el terreno. “Desde ese momento nos sentimos de El Poblado”, dice hoy, a sus 88 años. Recuerda Pastora que como único vecino tenían en ese entonces al señor Eliseo Muñoz. “Poco a poco las familias se fueron multiplicando y el sector fue creciendo hasta convertirse en lo que es hoy”. A lo largo de estos años, la vida de El Guamal se ha desenvuelto en El Poblado, en todos los aspectos.
La nuera de Pastora, Ángela María Escobar, quien arribó al barrio en 1974, cuenta, por ejemplo, que sus cuñados y cuñadas estudiaron en establecimientos educativos de la Comuna 14, como la escuela Diego Echavarría, la Francisco Herrera Campuzano y el Instituto El Poblado. Así mismo, actividades sociales, labores notariales y otro asuntos de la vida cotidiana como mercar, ir al médico, o bautizarse, casarse e ir a misa lo han hecho y lo seguirán haciendo en El Poblado. Por eso, el saberse excluidos de la Comuna 14 lo han recibido como una especie de desplazamiento y piden sea reconsiderada la decisión, que les parece traída de los cabellos.