Las consecuencias de ser Emo

 
 
     
 
Cuando usted en la calle ve un adolescente por lo general vestido de negro y fucsia, con pantalones ajustados y camisas cortas, cabello peinado de lado con mechones que tapan sus ojos, como si quisieran pasar desapercibidos o sin ser descubiertos; si nota esas formas usted está frente a un Emo.
El Emo es un movimiento que viene desde los años 80. Incluso hay quienes afirman que los Emo no son más que una creación del canal Mtv, o que son un producto comercial basado en las películas El joven manos de tijera y El extraño mundo de Jack, de Tim Burton.

Emociones amenazadas
“Los Emos son seres pasionales que no son aceptados por sus excentricidades y porque muestran su dolor y descontento con el mundo. Llevan un sufrimiento constante que se ve reflejado en la forma de vestir y cuando se maltratan a ellos mismos, eso la gente común no lo entiende”, asegura el psicólogo Carlos Giraldo.
Estos personajes son señalados de homosexuales débiles, y los demás “rockeros” los culpan de estar deteriorando el género. “A mi al principio me resbalaban, pensaba que eran unos rockeros nuevos y que pasaría la moda. Uno tiene que entender que siempre habrán otras manifestaciones culturales y musicales, pero veo que esta es producto de adolescentes inmaduros que no saben lo que quieren, para mí es solo un estereotipo creado por Mtv”, dice Alejandro, “metalero” desde su adolescencia.

Un Emo
Alex es un Emo de 15 años que diferencia su cultura de otras que intenta copiar y que no comprende el odio de una parte de la sociedad hacia ellos: “La gente es muy ignorante y no conocen lo que sentimos ni nuestras preocupaciones. No somos gays, lo que pasa es que han dañado la reputación del verdadero Emo, sobretodo los Poser que son niños que se quieren parecer a nosotros y no tienen conocimiento de música”, explica.

Perseguidos en El Poblado
Desde hace varios meses es difícil encontrar Emos en el Parque de El Poblado, es más común verlos en el Parque La Presidenta o en el Parque Lleras. ¿La razón?, muchos de ellos aseguran que fueron los “skinheads” los que con sus amenazas los obligaron a retirarse del Parque de El Poblado. “A nosotros los Emos nos toca cuidarnos mucho, antes nos manteníamos en el parque pero ante los insultos y las amenazas mejor no volvimos por allá”, dice Tatiana, que es Emo.
La Policía de El Poblado dice estar alerta y conocer la problemática. “Con los Emos no tenemos problemas, ellos no se meten con nadie. Pero como sabemos que no son del agrado de muchos, hay orden para reforzar la seguridad justo donde ellos se encuentren”, asegura el Comandante de la Estación de Policía de El Poblado, Luis Peralta.