Lánzate al ruedo

Lánzate al ruedo
/ Carolina Zuleta
Julia nació con un sentido del humor extraordinario. Al pararse sobre un escenario te entretiene de tal manera que las horas parecen segundos. Cuando era una niña era la “payasa” de la clase y de su casa. Los adultos que la cuidaban se desesperaban con ella y le repetían constantemente que sus chistes no la llevarían a ningún lado. Creyendo que su forma de ser era “mala”, ella apagó su alegría y su irreverencia para poder ser aceptada por aquellos que la rodeaban. Cuando se hizo adulta su vida no era feliz, se sentía sola y vacía. Su búsqueda por encontrar su alegría la llevó a una clase de transformación personal. Allí encontró personas que vieron cómo su sentido del humor era un talento magnífico y le dijeron que sería lo que la llevaría más lejos. Oír esto de un grupo de extraños le cambió la vida. Desde ese momento decidió aceptar en plenitud el regalo del sentido del humor y empezar a utilizarlo para ayudar a las personas a ser felices. Hoy en día es una de las coaches más exitosas y una persona profundamente feliz.

Esta historia me recordó lo que dijo Theodore Roosevelt: “No es el crítico el que cuenta, ni el que señala con el dedo al hombre fuerte en el momento que tropieza, o el que indica en qué cuestiones el que hace las cosas hubiera podido hacerlas mejor. El mérito recae exclusivamente en el hombre que se halla en el ruedo, aquel cuyo rostro está manchado de polvo, sudor y sangre, el que lucha con valentía, el que se equivoca y falla el golpe una y otra vez, porque no hay esfuerzo sin error y sin limitaciones. El que cuenta es el que, de hecho, lucha por llevar a cabo las acciones, el que conoce los grandes entusiasmos, las grandes devociones, el que agota sus fuerzas en defensa de una causa noble, el que, si tiene suerte, saborea el triunfo de los grandes logros y, si no la tiene y falla, fracasa al menos habiéndose atrevido al mayor riesgo, de modo que nunca ocupará el lugar reservado a esas almas frías y tímidas que ignoran tanto la victoria como la derrota.”

Qué tan fácil es criticar. Qué tan fácil es destruir la confianza y la autoestima de otros con unas palabras. Pero el crítico NO es el que cuenta. Si al observar tus comportamientos notas que te pasas más tiempo hablando sobre los demás, te invito a que te lances al ruedo, que corras el riesgo de mancharte la cara con sudor y sangre, porque eso es lo que hace que la vida valga la pena. Atrévete a explotar el talento único que te fue dado. Recuerda la historia de Julia: solo cuando aceptó su sentido del humor pudo vivir a plenitud y ser exitosa.

Y si ya estás en el ruedo y hay otros que te están criticando, por favor haz oído sordo. No permitas que sus palabras apaguen el gran regalo que Dios te dio, no juegues a ser pequeño para que otros no se sientan intimidados. El mundo necesita tu talento único, tus ideas y tu voz.
opinion@vivirenelpoblado.com