Lágrimas verde intenso

Museo de la Esmeralda
Formas exóticas se encuentran en los yacimientos. Cortesía Museo de la Esmeralda.

Dice la leyenda que las esmeraldas son lágrimas de tristeza de Fura, la primera mujer en la Tierra. Hoy son piedras con alto valor y belleza.

Por Juan Pablo Tettay De Fex / juan.tettay@vivirenelpoblado.com

Los indígenas muzos protegieron con su sangre los yacimientos de esmeraldas. Sin embargo, los españoles terminarían descubriéndolos y en poco tiempo estas piedras preciosas llegaron a las cortes europeas. Aunque hoy Colombia compite en producción con Zambia, Brasil y Afganistán, la esmeralda colombiana sigue siendo la más apreciada en el mercado internacional.

Alejandro Restrepo, gerente de la Joyería Mercurio y presidente del sector de Joyerías de Antioquia, explica que esto se debe, principalmente, a que las esmeraldas de otras latitudes son mucho más opacas. “Las colombianas son de un color verde intenso y cristalinas, por eso son tan apetecidas”.

Restrepo explica, además, que hoy la moda ha empezado a valorar mucho más estas gemas, por lo que hoy es más común encontrarlas en piezas de diseño. “Por su rareza, la esmeralda se ha convertido en un objeto de gusto”, explica el experto.

De hecho, cada vez son más los joyeros que deciden exhibir una esmeralda como pieza central. Hoy, la mayoría de las veces se combina con plata; también se pueden encontrar montadas en oro blanco y amarillo y, a menor escala, en otros metales.

Formas exóticas se encuentran en los yacimientos. Cortesía Museo de la Esmeralda.
Formas exóticas se encuentran en los yacimientos. Cortesía Museo de la Esmeralda.

¿Qué es lo especial?

La esmeralda es la variedad verde de un mineral incoloro llamado berilo y está compuesta por aluminio, óxido de silicato y tres importantes elementos conocidos como impurezas: cromo, hierro y vanadio. Si bien la composición química de todas las esmeraldas es la misma, las colombianas se formaron durante el periodo cuaternario, en el que la Tierra tuvo una profunda transformación: las montañas se convirtieron en valle y los valles en montañas. La región en la que están los más grandes yacimientos en Colombia es Boyacá, que en esa época era un gran océano, por lo que las piedras se formaron bajo el agua: esa es la razón de la claridad que las caracteriza.

 

De moda

La tendencia invita a dejar que las piedras luzcan su encanto natural y más si son colombianas. Por eso, es común ver que hoy anillos, aretes y collares tienen piedras en bruto, sin tallar. “De ese modo, se puede ver todo el encanto de la gema, su forma y color natural”, agrega Restrepo.

Es común entonces ver que actrices y cantantes han empezado a lucir esmeraldas en galas y alfombras rojas. En la mayoría de oportunidades,dichas joyas son elaboradas con piedras colombianas.

Por otro lado, los anillos de compromiso han empezado a dejar de lado los diamantes como piedra principal para ofrecer color, como el caso de la esmeralda. “Hoy queremos que sea la pieza central”, dice Alejandro Restrepo.

Inversión

Otra de las invitaciones que se hace desde el sector joyero es a invertir en esmeraldas. “No se trata solo de comprarlas para ponerlas en una joya. El valor de estas piedras sube cada vez más por lo que es una excelente posibilidad para capitalizar”, concluye Restrepo.

Esmeraldas en exposición

Con el propósito de dar a conocer la importancia de la gema más representativa de Colombia, su historia e impulsar las industrias minera, joyera y diseñadora del país, la exposición Silicatos de Berilio, Fura y Tena, estará abierta al público de manera gratuita a partir del 8 de noviembre y hasta el 8 de diciembre en la Joyería Mercurio del Centro Comercial Oviedo. En la muestra los asistentes nacionales y extranjeros podrán apreciar las formas y figuras más exóticas de esta gema que se han encontrado en las minas colombianas.