La Vía Distribuidora sigue su curso

 

 
   
 

Así mismo, Vivir en El Poblado conoció la opinión de la Universidad Eafit, en cabeza del Rector, que será una de las más afectadas con la apertura de los trabajos. Por otro lado, la Urbanización Bosques de la Aguacatala adelanta reuniones de concertación con el Área, en las que discute el acceso a la urbanización y las eventuales medidas de mitigación del ruido.

La postura de Eafit
“Nadie niega que la Vía Distribuidora nos afecta, pero es un proyecto necesario para mejorar los problemas de movilidad que son habituales en la Avenida Regional”, sostiene Juan Luis Mejía, Rector de Eafit. La universidad, afirma, cedió terrenos para la construcción de un proyecto que está inscrito en algunos planes viales de la ciudad desde la década de los 50. Por eso, asegura, ante la imposibilidad de encontrar opciones para solucionar el problema de movilidad, no queda otro camino que aceptar su construcción.
Por otro lado, la semana pasada, se escuchó el siguiente rumor: ante la eventual apertura de los trabajos, el centro universitario tomaría la decisión de cerrar las tres entradas de acceso cercanas a la Regional; de esa manera los estudiantes solo podrían entrar por la Avenida Las Vegas, lo que supondría problemas de congestión en esta concurrida vía. Sin embargo, Mejía desmiente los rumores y asevera que el acceso por la Regional se mantendrá durante la ejecución del proyecto vial. Comenta que una de las ideas de mitigación ambiental es la siembra de 300 guayacanes cerca de la nueva autopista, al lado del cerramiento, que frenará un poco la contaminación atmosférica. “La obra puede afectar a los bloques y salones ubicados en el costado occidental de la universidad; por eso vamos a hacer una inversión de 1.500 millones de pesos en un sistema de aire acondicionado y vamos a adecuar estos espacios con estructuras insonorizadas”, concluye el Rector.

Los ambientalistas y Bosques de la Aguacatala
“Ya sostuvimos una reunión donde discutimos con el Área el cambio en el diseño al acceso de la urbanización por la Regional, donde está ubicado el paradero de buses y taxis, y llegamos a un acuerdo para sembrar árboles en la jardinera que linda con el cerramiento de la unidad ”, explica Luis Alfonso Yepes, Presidente del Consejo de Administración de Bosques de la Aguacatala. En ese sentido, el Tránsito de Medellín le ha solicitado a Autobuses El Poblado, que traslade el paradero a una bahía cercana al intercambio vial, con el fin de facilitar el acceso de los residentes a la urbanización. A su vez, también se desarrolló una segunda reunión con el Área en la que discutieron las medidas de mitigación para contrarrestar el ruido, pero aún no hay acuerdos sustanciales sobre este aspecto. En otra instancia, la solicitud para realizar una audiencia pública fue rechazada por el Ministerio del Medio Ambiente, porque consideró que la licencia está amparada con estudios serios de análisis de los impactos ambientales. “Por lo tanto, los copropietarios reformularemos la solicitud para una nueva audiencia pública donde se clarifiquen estos impactos”, puntualiza Yepes.
De otro lado, Julio Jiménez, ambientalista del Grupo Fauna, espera la decisión del Ministerio del Medio Ambiente para concederles una audiencia pública. Sin embargo, también ha hecho gestiones para realizar una mesa de diálogo con las autoridades del Área Metropolitana en el lugar que ellos lo requieran. “Este es un afán por gastarse los recursos en una vía innecesaria… hay otras opciones diferentes como la integración del transporte público del sur con el Metro, por medio de tiquete integrado; instaurar pico y placa durante todo el día y disponer de un horario nocturno para el transporte pesado”, opina el ambientalista.

Debate en el Concejo
“En primer lugar, en el debate se expuso que en la Avenida Regional no se presenta mucha congestión en el tramo comprendido entre el Centro Comercial Monterrey y el sector de Zúñiga, el problema se presenta desde el Politécnico Jaime Isaza Cadavid hasta Argos… por eso, la vía se debe construir desde ahí y así evitar la tala de 1.600 árboles”, conceptúa el concejal Carlos Chaparro.
En su disertación en el Concejo puso sobre el tapete el tema de las audiencias públicas, tal como lo demanda el Decreto 330 que establece que toda obra que genere impacto ambiental, debe estar acompañada de una audiencia pública, con el fin de adelantar una socialización óptima con la comunidad.
La construcción de la Vía Distribuidora, tres carriles de servicio a la Regional entre Zúñiga y Argos, aún no ha empezado.