La tierra se calienta

 

La tierra se calienta

 

 

El calentamiento global está alterando todos los hábitats con efectos ecológicos y económicos devastadores

 
   
 

A principios del mes de noviembre pasado se celebró el Día Mundial Contra el Calentamiento Global. Hubo marchas en Argentina, Bolivia, Canadá, Estados Unidos e Italia. Numerosas notas de prensa destacaron el problema con alarmantes titulares: “La amenaza climática es un mal para enfrentar ya”; “Compromiso para ayudar a los más pobres”; “La lucha por salvar el mundo”; “África, peor por el cambio climático”; “Calentamiento global: S.O.S.”.

 
   
 
 
   
 

“Asia, diciembre de 2004, un tsunami deja 40 mil personas muertas. Pakistán, octubre de 2005, un terremoto deja como saldo 86 mil decesos. New Orleans, agosto de 2005, el huracán Katrina deja más de mil muertos y más de un millón de damnificados. Indonesia, mayo de 2006, un terremoto acaba con la vida de 6.200 personas (…) Los reportes anuncian que solo queda una década para que los efectos del cambio climático en el mundo entero sean irreversibles, las desastrosas consecuencias de este flagelo son muy grandes para permanecer inmóviles”: El Espectador 24-30/12/06.

 
   
 
 
   
 

“El cambio climático es real, y se avecinan ‘controles obligatorios’ en las emisiones de CO2 desde Washington, sede de un gobierno que hasta ahora ha sido el mayor obstáculo para la aplicación del Protocolo de Kyoto sobre reducción de emisiones. No es una anécdota: 2006 ha marcado un punto de inflexión al cambio climático. Los científicos ya no hablan de manera condicional. Ni en futuro”: Javier Sanpedro. El Colombiano 7/01/07.

En septiembre de 2004, National Geographic en español publicó un especial de 74 páginas sobre este problema. “El rápido calentamiento de nuestro planeta es un hecho irrefutable”. Los verdaderos interrogantes son en qué medida ello es responsabilidad nuestra y si estamos dispuestos a frenar ese proceso al moderar nuestro apetito insaciable por los combustibles fósiles. Desde la Antártica hasta Alaska o Bangladesh, el calentamiento global está alterando todos los hábitats con efectos ecológicos y económicos devastadores. “Procesos que suelen ocurrir en tiempos geológicos están ocurriendo en el curso de una vida humana”.
Los seres humanos estamos convencidos de que estos fenómenos sucederán en un futuro remoto y nos aferramos a nuestro destructivo modelo de vida. Durante siglos hemos acabado con los bosques y quemado carbón, petróleo y gas, liberando a la atmósfera dióxido de carbono cuyo nivel actual es el más elevado en cientos de milenios, que junto con otros gases bastan para calentar el planeta por varias décadas venideras. Según los expertos las consecuencias serían catastróficas; se prevén inundaciones, hambre y desplazamiento. No se necesitan muchos siglos y milenios para que esto ocurra, solo unas pocas décadas.

Cuando hablamos de los niños como futuros herederos del planeta, debemos pensar si aquellos que están empezando a vivir serán las víctimas de la irresponsabilidad de sus administradores recientes y actuales, entre ellos sus padres. ¿Podemos estar a tiempo para evitarlo? Solo la Tierra tiene la respuesta.

Recomendamos, en especial para los funcionarios públicos que tienen bajo su responsabilidad el manejo ambiental, los directivos empresariales, los educadores y los interesados en proteger la naturaleza (que debemos ser todos), ver la película documental ‘Una verdad incómoda’, aún en cartelera en algunas salas de cine de la ciudad. Y para los que ven todo bajo el signo $, Nicholas Stern, Vicepresidente del Banco Mundial, advierte en un informe: “Los desastres naturales podrían traer pérdidas anuales de hasta el 20% del producto interno bruto mundial”.
*Director editorial Agenda del Mar

 
   
 

.No hubo acuerdo inicial
La acción popular está en el Juzgado Primero Administrativo del Circuito, a cargo de la jueza Omaira Arboleda Rodríguez. Inicialmente el juzgado citó a las partes implicadas: Municipio de Medellín, Autobuses El Poblado y los vecinos a una Audiencia de Pacto de Cumplimiento, en la que trató de acercar y conciliar a las partes. Esta audiencia estaba fijada para el 5 de diciembre de 2006, pero por solicitud de Gonzalo Alberto Pérez, Apoderado del Municipio se postergó para el 16 enero de 2007. “Sin embargo, a la reunión no asistieron el Representante de Autobuses El Poblado y el Apoderado del Municipio, aunque se habló de los proyectos para la ubicación de una nueva terminal, no hubo definición de plazos ni presupuesto que garanticen la ejecución del proyecto”, explica Luis Guillermo Martínez, abogado de la comunidad que interpuso la acción popular.

Lo que está haciendo Autobuses El Poblado
Jaime Sánchez, Asesor de Gerencia de Autobuses El Poblado, comentó que el representante legal de la empresa no pudo asistir a la audiencia de pacto cumplimiento debido a problemas de salud. Pero aclara que desde antes de la acción popular la empresa está trabajando con la Alcaldía para solucionar el problema de las terminales de buses en San Lucas, Los Parra y La Chacona. “El proyecto se ha incluido en el Plan Espacial del Poblado, sin embargo, la gente debe entender que la solución no solo depende de la empresa de buses; hay una serie de factores que la empresa debe cumplir. El año pasado estábamos agilizando la adquisición de predios pero debimos hacer una gestión más pausada mientras se definía la revisión y ajuste del Plan de Ordenamiento Territorial. Con la normatividad, se retomó la adquisición de predios. En la actualidad estamos negociando con dos sociedades, pero estas requieren la aprobación de la asamblea de propietarios, que por lo regular solo se desarrollan hasta marzo. Paralelo al negocio debemos hacer unos estudios para organizar los esquemas de circulación de las rutas y la operación y mitigar los impactos a la comunidad. Pero nuestra intención es que antes del fallo de la acción popular tengamos una solución conjunta entre la Alcaldía y la empresa para el beneficio de la comunidad”, afirma Sánchez. Mientras tanto, la empresa de buses afirma que para mitigar el problema de contaminación por ruido y gases ha renovado su parque automotor con buses de última generación y viene trabajando en la organización de los lavadores de carros y adecuado uso del espacio público.

Siguen las pruebas
Debido a la ausencia de Autobuses El Poblado y la falta de conciliación con el Municipio, no se pudo realizar el pacto de cumplimiento. Así que el proceso continúa con la fase probatoria, donde el Juzgado hace acopio de las pruebas documentales e interrogatorios de las partes. Además se incluye un dictamen de peritos que hacen un trabajo de campo para determinar el impacto del problema, como base para que el juez emita una sentencia en la primera instancia del proceso. De acuerdo con este primer fallo del juzgado, la parte demandada puede apelar y el proceso se extendería. Se espera tener una sentencia de esta primera instancia durante el primer semestre de este año.

El abogado Martínez, apoderado de los residentes, resalta que la acción popular no se puede medir en función de la cantidad de personas demandantes sino en el derecho que se vulnera. En este caso, la exigencia del derecho a la movilidad en el espacio público y a un medio ambiente sano, deteriorado por los buses que usan las vías del sector como terminal.

Esta no es la primera vez que Autobuses El Poblado Laureles S.A. debe responder a una acción popular; en Laureles enfrentó una situación similar fallada a favor de la comunidad. Y hay otro precedente de un grupo de residentes de Belén que logró también un fallo a su favor en contra de otra empresa de transporte. No obstante, Autobuses El Poblado resaltó que debido a la necesidad de una buena oferta de transporte público, la Comuna 14 tendrá que aceptar la ubicación de las terminales cerca de sus barrios, eso sí, con mejores condiciones y servicios.

 
   
 
 
   
 

Estamos cambiando selvas por dinero

“Solo cuando el último árbol esté muerto, el último río envenenado y el último pez atrapado, te darás cuenta de que no puedes comer dinero”. Sabiduría indoamericana.

Las selvas representan el mundo de la biodiversidad, el clima, el oxígeno y el agua; en ella habitan plantas, animales y microorganismos, muchos de ellos todavía desconocidos. Dos países: Brasil y Colombia, que ocupan los primeros lugares en el mundo de la megadiversidad, están destruyendo la selva a cambio de proyectos que benefician a muy pocos.

Brasil posee cerca del 30% de selva tropical que aún queda en el planeta. La cuenca amazónica produce alrededor del 20% del oxígeno de la Tierra, gran parte gracias a su propia lluvia, y alberga muchas especies desconocidas. Al ritmo actual de deforestación y cambio climático, los científicos calculan que en dos décadas se destruirá el 40% de la Amazonía y otro 20% se degradará.
En Colombia la situación no está mejor; a la destrucción de la selva para las explotaciones agrícolas y ganaderas, se suman los cultivos ilícitos y la lluvia de glifosato. Y como complemento, los planes de destrucción de la selva chocoana con sus proyectos de carreteras, oleoductos y puertos no muestran un panorama mejor. Es curioso, no hacemos caso a la historia, no creemos en la comunidad científica que nos alerta de lo que va a pasar y no miramos el ejemplo del vecino donde todo empezó con la Autopista Transamazónica y la Autopista de la Soya, que han dejado destrucción, muerte y miseria en el pulmón del mundo.