La suave dulzura de Lucrecia

La suave dulzura de Lucrecia
Acerca: una propuesta electrónica tranquila

Lucrecia es como su música: suave, delicada y misteriosa, como los pétalos de una orquídea. Desde que era una niña se cultivó en el sonido; tomó luz del canto, se nutrió de la guitarra, afianzó raíces en Bellas Artes y el piano la hizo crecer. Estudió ingeniería civil, pero no hubo obra ni artificio que impidiera que su música germinara. En 2002 una “corazonada” le hizo esparcir su voz como polen. Desde entonces su música viaja como las fragancias de una flor.

Para dejarse llevar
No le gusta que la encasillen, así que define lo que hace como música electrónica tranquila. “No es música para bailar sino para escuchar y dejarse llevar”, propone Lucrecia. El restosale de la cotidianidad y también hay algo de melancolía –no lo niega- pero no busca ser algo muy profundo, ni muy oscuro. “Lo que hago es música para despertar sensaciones y tratar de ser sincera con lo que siento”, agrega. Recuerda que en algún momento trató de hacer música electrónica más agitada, con sintetizadores, pero la sentía muy artificial. Entonces experimentó con sonidos de la calle para darle una textura más real a su música. Ahora confiesa que ha retornado a instrumentos acústicos, para darle un toque más humano, más personal, más íntimo a lo que hace.

Tras el rastro de una melodía
En cada canción Lucrecia toca todos los instrumentos, hace los ensambles en su computador, compone las letras y canta. Confiesa que antes era muy tímida con su voz pero ahora está tratando de pulirla con ejercicios de técnica vocal. “Obviamente canto a mi manera, porque yo no soy la cantante super explosiva, simplemente trato de que la voz se convierta en un instrumento más, que se disuelva en la atmósfera que quiero expresar”, explica. Su trabajo alterna letras en inglés y en español, que por lo regular “aparecen tras el rastro de una melodía”. Comenta que esta dualidad de idiomas ha sido una ventaja porque gente de otros lugares puede acceder a su música.

El arco iris que hay en cada gota
Para componer las canciones Lucrecia cuenta que al principio hay que saber hasta qué punto va a llegar. “Cuando ya tienes una canción estructurada, y la sensación de que está todo lo que querías incluir hay qué saber cuando detenerse, porque uno podría quedarse haciendo una sola canción toda la vida”, dice. En este proceso las colaboraciones de otros artistas permiten ampliar el espectro de una canción. Como una gota de lluvia se convierte en un prisma que proyecta un arco iris, así se abre su sonido.

Despliegue de sinceridad
En el mes de agosto Lucrecia realizó su último toque. Más allá de los nervios, la preparación y el control que le exige sincronizar aparatos, instrumentos y su voz, destaca que lo mássatisfactorio es el despliegue de sinceridad que hay entre la música y la gente. “A medida que avanzo en este proceso mecánico, comienzo a disfrutar más los conciertos y en eso estoy; tratando de dar más al público a nivel expresivo que técnico, mojando la música de emociones”, dice Lucrecia.

Las versiones
Lucrecia ha hecho de su música un barquito de sonidos que navega en los bastos océanos de internet. Gracias a este contacto virtual, músicos de tierras distantes la invitan a participar en sus canciones. Así mismo, Lucrecia hace parte de un sello disquero local llamado Series, una suerte de palimpsesto donde un artista comparte una canción (en pistas) y otros músicos la intervienen y le ponen su toque. “Esta experimentación arroja cosas muy interesantes, porque uno está haciendo una propuesta original a partir de una base establecida. Le abre perspectivas infinitas a la creación”. Confiesa que no es fácil que la gente entienda su proceso, su propuesta musical. “Pero no tengo nada qué perder y sí mucho que expresar”. Esa idea la mantiene a flote mientras navega hacia el futuro.

Como los hilos forman un ovillo
Breve pero agitada, ha sido la experiencia musical de esta joven y prometedora artista. En2002 Lucrecia comenzó a hacer canciones aisladas que se incluyeron en compilaciones de música electrónica de la ciudad. Participó en las dos antologías del Melodie Lounge y en un colectivo bogotano llamado Latin Lover Crew. En 2005, la invitaron al encuentro de sonidos electrónicos del teatro Jorge Eliécer Gaitán (Bogotá). Entonces sintió la necesidad de unir todos esos hilos sueltos y hacer con ellas un ovillo. Así confeccionó su primer álbum, Acerca, 7 canciones compuestas por Lucrecia y 3 versiones de canciones de otros artistas. En la promoción de su trabajo, conoció a un productor de México y le propuso sacar una versión remasterizada del disco con 3 nuevas canciones de su autoría; ahora está en ese proceso y el trabajo debe salir en octubre.

Si desea conocer más música e información de Lucrecia, visite los
siguientes links:
www.myspace.com/thesoundoflucrecia

Página oficial: www.thesoundoflucrecia.com