La “sentencia de muerte” de las torres de Space

Aunque todavía no se resuelve el cuándo y el cómo, ya es un hecho que las torres 1 a la 4 de Space deberán ser demolidas. La decisión de la Inspección 14 A de Policía Urbana no tiene vuelta de hoja

 

Esta podría ser la historia de la lenta agonía de las torres 1 a la 4 de Space. Desde el pasado 12 de octubre, cuando colapsó la torre 6 de esta unidad residencial, dejando doce personas fallecidas y cientos de familias damnificadas, el tiempo parece que no corriera. Hoy, ocho meses después, cuatro torres siguen en pie, el patrimonio de la mayoría de las familias en el limbo y una ciudad entera a la espera de cualquier decisión que tomen las autoridades frente al caso.

Lo único cierto y claro que se avista, por lo menos en el corto plazo, es la demolición de las cuatro torres, estipulada en la resolución número 0096-2, expedida el pasado 13 de junio. Esta resolvió el recurso de reposición interpuesto por la constructora Lérida CDO contra la resolución 009 de enero 20 de 2014, y confirmó dicha resolución en todas sus partes: “… por medio de la cual se ordena la demolición de una edificación”, entendiendo que las torres 1 a la 4 de Space conforman un todo, como bien lo han manifestado las autoridades municipales.

Cabe recordar que en la resolución 009 de enero 20 de 2014, el Inspector 14 A de Policía Urbana de Primera Categoría, Róbinson Murillo, declaró el estado de ruina de la Unidad Residencial Space y ordenó a la Constructora Lérida CDO demoler las etapas 1, 2, 3 y 4 en un término no superior a un mes, además de diseñar y presentar el plan de demolición ante el Departamento Administrativo de Gestión del Riesgo de Desastres (Dagrd) en el término de ocho días calendario.

Después sobrevino el recurso de reposición presentando por Lérida CDO con el fin de suspender la orden. Durante cinco meses la constructora logró posponer el proceso, pero ahora, sí o sí, las cuatro estructuras de Space que aún quedan en pie tendrán que ser demolidas porque ante la decisión de la Inspección Catorce A de Policía Urbana, sustentada en la resolución, ya no procede recurso alguno.
No ha sido posible notificar a CDO

Los términos y tiempos estipulados en la resolución 009 de enero 20 de 2014, que ahora confirma la resolución 0096-2 de junio 13, continúan siendo los mismos. Ocho días calendario para presentar el plan de demolición de la estructura -una vez notificada la constructora Lérida CDO- y treinta más para la ejecución del plan. Sin embargo, este plazo se ha ido alargando pues al menos hasta el miércoles 19 de junio (fecha de cierre de esta edición) no había sido posible a la Inspección 14 A de Policía Urbana notificar personalmente la decisión a CDO.

Según informó a Vivir en El Poblado el director del Instituto Social de Vivienda y Hábitat de Medellín (Isvimed), Diego Restrepo, desde el viernes 13 de junio le informó telefónicamente a Ileana Arboleda, apoderada judicial de CDO, sobre las dos alternativas que ella o el representante legal de la constructora tenían: o ir a la Inspección 14 A para que allí se les notificara oficialmente la orden de demolición, o bien que el Inspector fuera hasta las oficinas de la constructora a notificarlos personalmente. Pero no lo han hecho. Esto obligó a la Inspección 14 A a notificar a la constructora mediante un edicto, expuesto en la tarde del miércoles 18 de junio. Se da por entendido que pasados tres días hábiles, CDO ya está notificada sobre la decisión de la Inspección.

¿Implosión?

Rogelio Gómez, gerente de Demoliciones Atila, empresa encargada de implosionar la torre 5 de Space el pasado 27 de marzo, comenta que en esta oportunidad la demolición de la estructura que continúa en pie (torres 1 a la 4) debería hacerse también mediante el método de la implosión. “Es el más conveniente, seguro, rápido, ecológico, no representa sismicidad y tampoco onda explosiva” comenta el experto. Advierte además que en comparación con la demolición de la torre 5, que a su juicio fue casi como “una cirugía de alta complejidad” puesto que las torres 1 a la 4 debían quedar en pie, en esta ocasión podría ser un procedimiento menos complejo y que se llevaría a cabo en seis segundos, como sucedió con la desaparecida torre 5. El ingeniero asegura que hasta el momento no ha sido contactado por la constructora Lérida CDO, para derribar la estructura.

Una vez la constructora presente el plan de demolición, el Dagrd deberá vigilar que se cumplan todos los protocolos de seguridad, mientras que el Área Metropolitana del Valle de Aburrá deberá inspeccionar que el plan cumpla con lo reglamentario en el aspecto ambiental.