La Ruta Amarilla

Academia Arte Amarillo, del barrio Manila.

Un grupo de 15 niños entre los 4 y los 15 años expone hasta este sábado 29 de septiembre su trabajo artístico en la academia Arte Amarillo, del barrio Manila.

Por Claudia Arias Villegas / claudia.arias@vivirenelpoblado.com 

Estefanía Montoya Echeverri, artista plástica, muralista y profesora de Arte Amarillo es la curadora de la muestra de sus jóvenes alumnos, que en esta ocasión quiso montar siguiendo el guión y estructura de las exposiciones de los museos o galerías.

Publicidad

“La idea es que ellos vean que no es solo su trabajo individual, sino que hay un concepto detrás del conjunto, pero cada alumno hace su obra desde algo personal –una inquietud, un antojo, una pregunta, un gusto–, a partir de lo cual desarrollan su propuesta creativa”, dice.

La muestra está concebida como una ruta, en la que hay exploraciones alrededor del cuerpo humano, la sociedad, las plantas, el espacio físico como hábitat, el espacio cósmico y la mitología. Estefanía dice que en los alumnos mayores hay búsquedas más conceptuales, mientras que en los pequeños se trabaja una exploración de materiales.

Al cierre de cada año la academia presenta una muestra colectiva con el trabajo de todos sus alumnos de artes plásticas y música, pero en esta ocasión la profesora quiso tomar solo el grupo de artes para hacer esta exposición con todos los elementos técnicos: museografía, texto curatorial y unas temáticas que le dan unidad, en lugar de separar los trabajos por edades o técnicas como se hace en muchos casos.

La muestra puede visitarse hasta este sábado 29 de septiembre y en ella hay escultura, pintura, dibujo y otras técnicas; muchos de los niños trabajaron con barro, así que el horno en el cual cocieron sus piezas también forma parte de la misma. La Ruta Amarilla es un “camino establecido o previsto para un viaje, en el que 15 pequeños creadores nos muestran su forma de ver el mundo, donde las emociones y la imaginación confluyen en un resultado creativo y particular”, dice el texto curatorial.

Una apuesta por darles trascendencia a las creaciones de los niños más allá de lo plástico, para que sean conscientes del impacto que el trabajo creativo puede traer para sus vidas. “Me interesa que más allá del aprendizaje de las clases, entiendan que el arte es generador de cambios personales”, concluye Estefanía.

Arte Amarillo está ubicado en la calle 11A # 43D – 60, barrio Manila.

Publicidad