La rumba: sello nocturno de El Poblado

La rumba: sello nocturno de El Poblado
Cada vez El Poblado se posiciona más como el sitio predilecto para la rumba en Medellín

Son aproximadamente 350 establecimientos abiertos al público (con consumo y venta de licor) los que tiene hoy la comuna 14. Un 30% de ellos tiene permiso para funcionar hasta las 4 de la mañana.
Zonas como Barrio Colombia, la Zona Rosa y el Parque Lleras, la vía Las Palmas, centros comerciales como La Strada y Río Sur, han hecho de este barrio de Medellín un sitio cada vez más conocido nacional e internacionalmente por las posibilidades de diversión nocturna que ofrecen.
A partir de los jueves El Poblado se reviste de un ambiente festivo. Cientos de personas llenan establecimientos, calles y parques; las vías principales se convierten en intransitables, con largas filas de vehículos que quieren disfrutar la noche en este sector de Medellín.
El tema se ha vuelto polémico. Quienes defienden la rumba y los horarios extendidos, destacan las fuentes de trabajo y la activación económica que genera, el atractivo turístico en que se convierte y la proyección que le confiere a la ciudad. Sus opositores, principalmente los residentes de las áreas céntricas de El Poblado, resaltan como negativo los altos niveles de ruido, el desmejoramiento de su calidad de vida, la suciedad en que queda el barrio en la madrugada, los brotes de inseguridad y de comercio sexual y de drogas.
Lo ideal es llegar a consensos entre comerciantes, administración municipal y residentes, y eso es lo que deberá buscar el próximo alcalde mediante la construcción del nuevo POT.