La rabia

 
 
   
 La rabia es una enfermedad viral seria que afecta el sistema nervioso central de los mamíferos. La enfermedad típicamente se propaga por la saliva de los animales infectados y a menudo pero no siempre, por las mordidas.
Una vez que usted está infectado, el virus se extiende de los nervios periféricos a la médula espinal y el cerebro. La enfermedad empieza con síntomas parecidos a los de la influenza y avanza hasta convertirse en convulsiones, parálisis y falla respiratoria.

Señales y síntomas
Estas aparecen usualmente entre 30 y 50 días después de la exposición a la enfermedad. La rabia casi siempre es fatal después de que los síntomas han aparecido. La sintomatología temprana de la rabia en los humanos no es única de esta enfermedad. Entre estas señales están: fiebre, dolor de cabeza y malestar. A medida que la enfermedad avanza, los síntomas pueden ser: insomnio, ansiedad, confusión, parálisis leve o parcial, excitación, alucinaciones, agitación, salivación excesiva, dificultad para tragar, miedo al agua.
La severidad y la ubicación de la mordida en el cuerpo determinan que tan rápido aparecen los síntomas. Una mordida grave en la cabeza puede hacer que los problemas aparezcan mucho más rápido que después de una mordida en una pierna.
La causa corriente de muerte en humanos es la falla respiratoria dentro de las dos semanas de haber aparecido los síntomas.

Causas
La transmisión de la rabia ocurre casi siempre por la mordida de un animal que tiene la enfermedad. Es menos común, pero puede suceder, contagiarse por el contacto con la saliva del animal con los ojos, la nariz, la boca o una herida de la persona.
Si cree que ha estado expuesto a la enfermedad, debe ir de inmediato al médico. La rapidez es importante. Una vez que los primeros síntomas aparecen, la muerte es casi inevitable. Recibir atención médica tan pronto se ha estado expuesto a la enfermedad aumenta notablemente las posibilidades de sobrevivir a la rabia.

Diagnóstico
Quien ha sido mordido o ha tenido contacto con un animal con rabia debe darle cierta información al médico para que este pueda determinar con cierta precisión el riesgo que tiene esta persona de contraer la enfermedad y decidir el tratamiento apropiado:
1. Cuándo ocurrió el incidente.
2. El tipo de animal.
3. Si fue mordido, ¿provocó al animal o este atacó solo?
4. Si fue un animal doméstico, ¿ha sido vacunado?
5. ¿El animal puede ser capturado para verificar si tiene rabia?
El examen del animal se hace en una muestra de tejido cerebral (el animal debe ser sacrificado primero). A los humanos les hacen una serie de exámenes de sangre, saliva, médula espinal y biopsias de la piel de atrás del cuello.

Tratamiento
Si el médico diagnostica la rabia, el tratamiento debe comenzar lo antes posible. Entre más pronto se inicie el tratamiento, más probabilidades de recuperación.
A las personas que han sido mordidas por un animal con rabia les aplican unas vacunas, frente a las que podría haber alguna reacción física. Hay que estar pendientes de inflamaciones o enrojecimiento en el sitio donde fue aplicada la vacuna. Dolor de cabeza, fiebre, nausea, dolor muscular o mareo son otros efectos secundarios posibles. Es mejor volver donde el médico si estos efectos causan mucho malestar.

Prevención
Lo primero que hay que hacer si uno ha sido mordido por un animal es lavar la herida o la zona expuesta con mucha agua y jabón. Esta es una de las maneras más efectivas de disminuir las posibilidades de infección.
Si no hay jabón disponible, por ejemplo si está de campamento, use solamente agua, pero trate de ir pronto a un lugar donde se pueda lavar con agua y jabón. Dejar que la herida sangre un poco también puede ayudar a limpiarla.

Algunas formas de prevenir la exposición a la rabia son:
1. Mantener al día las vacunas de las mascotas.
2. Evitar el contacto con animales salvajes o desconocidos, no importa si están vivos o muertos.
3. Informe a las autoridades de cualquier animal que actúa de forma extraña o que parece enfermo.
4. Enseñe a sus hijos a querer y cuidar sus mascotas y a no meterse con las de los demás.