La población y su crecimiento

 
 
La población y su crecimiento
 
   
 
Existen recursos y medios tecnológicos para mantener a toda la población mundial, solo es cuestión de repartir equitativamente.
 
   
 
El 11 de julio de 1987 la población del planeta alcanzó los 5 mil millones. En honor a esa cifra el programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) propuso la fecha “Día Mundial de la Población”. El objetivo fundamental de esta conmemoración es llamar la atención a todos los pueblos y gobiernos para trabajar juntos en el crecimiento exagerado de la población, sumado a la alarmante pobreza y desigualdad que imperan en el mundo.
Todo ser humano requiere para tener una vida digna: alimento, educación, espacios, recursos naturales, trabajo, igualdad, derechos humanos, libertad… Para satisfacerlas se necesitan medios económicos y políticos adecuados.
Debemos actuar para que las armas sean menos importantes que la salud, la comida y el bienestar social. Dejar de gastar tanto en el espacio y la guerra, y más en el planeta y sus seres vivos.
La ciencia que estudia estadísticamente las poblaciones humanas, su estado y sus variaciones, se conoce como demografía. A través de los años el incremento de la población se ha acelerado; la ONU urge el control de su crecimiento. La relación entre este crecimiento y la escasez de recursos es evidente: mientras una buena parte de la humanidad muere de hambre, aumentan en los países desarrollados los problemas de sobrealimentación.
Existen recursos y medios tecnológicos para mantener a toda la población mundial, solo es cuestión de repartir equitativamente. (Ver cuadro).
James Lovelock nos dice en su libro La venganza de la Tierra: “Hemos crecido en número hasta el punto de que nuestra presencia afecta al planeta como si fuéramos una enfermedad. Igual que en las enfermedades humanas, hay cuatro posibles resultados: destrucción de los organismos invasores que causan enfermedad; infección crónica; destrucción del huésped; o simbiosis. Es decir, el establecimiento de una relación perdurable mutuamente beneficiosa entre el huésped y el invasor”.
Dato de interés
En octubre de 1675 se hizo el censo de familias avecindadas en el Valle del Aburrá para la fundación de Medellín. Se encontró que en Hato Viejo, Guayabal, la Culata, Itagüí y San Lorenzo habitaban 151 familias, y en el sitio de Aná, actual Poblado, vivían más de 30 familias españolas y otras tantas de mestizos y mulatos. Los indígenas solo sumaban cinco.
 
   
 
Clic para ampliar
 
 
 
   
 ¿Alguna vez pensó en salvar un tiburón?
Aunque suene paradójico muchos ya lo están haciendo. Con su firma o por la compra de camisetas y calcomanías usted puede salvarle la vida a un tiburón. Cada año estos extraordinarios animales enfrentan problemas ambientales y otros causados por la actividad humana como la pesca ilegal e incidental, la sobrepesca y el turismo irresponsable.
Súmese a la campaña “Mar, que no te corten las alas” inscribiéndose en www.yosalveuntiburon.com o comunicándose a la Agenda del Mar en el 311 1822 ó comunicaciones@agendadelmar.com. Atrévase a decir “yo salvé un tiburón”.