La pita empieza a desenredarse

Con la demolición de las cuatro torres de Space
La pita empieza a desenredarse
Mientras se acerca la fecha de la implosión, 37 familias que presentaron a CDO una contrapropuesta para su resarcimiento

Un equipo conformado por diez especialistas de Demoliciones Atila, empresa que se encargó de la implosión de la torre 5 de Space el pasado 27 de febrero, trabaja por estos días en el diseño de la implosión de las cuatro torres que continúan en pie, procedimiento que, según la Alcaldía, se realizará el próximo martes 23 de septiembre. Rogelio Gómez, gerente de esa empresa, trata de menguar las inquietudes de los vecinos de Space sobre eventuales afectaciones a sus viviendas durante el procedimiento que durará seis segundos y del cual no hay precedente en Colombia: “No habrá onda explosiva, ni sismicidad, ni vibración; no se quebrarán los vidrios de los vecinos”, asegura. En relación con el riesgo que corren los trabajados de Atila que preparan las cuatro torres, teniendo en cuenta los graves problemas estructurales de estas edificaciones, Gómez comenta que se están utilizando herramientas eléctricas de baja velocidad para no causar vibración en el edificio. “La regla número uno es la seguridad, se está haciendo un proceso lento de preparación para la implosión de la edificación”.

Futuro del lote: sin decidir
Y mientras se acerca la fecha de la implosión, continúa la inquietud entre los vecinos de Space y la ciudadanía en general sobre lo que va a pasar con el lote donde se construyó esta urbanización. El gerente de Vivienda Segura insiste en que no hay interés por parte del Municipio en adquirirlo. Sin embargo, desde el Concejo de Medellín, hay voces que están invitando a comprarlo. “Así lo manifestó el concejal Santiago Martínez, quien en una carta le sugirió al alcalde Aníbal Gaviria adquirir el lote para que este se convierta en un parque que se llamaría el ‘Parque de la Ética’”, asegura Diego Restrepo.

Supersociedades autoriza pago a 26 propietarios de Space
Desde el pasado 27 de junio, cuando la Superintendencia de Sociedades decretó la apertura del proceso de liquidación judicial de la sociedad Lérida Constructora de Obras S.A., empresa que edificó la unidad residencial Space, 26 familias (de las cuatro torres que están aún en pie) que ya habían llegado a un acuerdo con la constructora para la restitución de sus inmuebles, quedaron en el aire. Para ese entonces, la constructora ya habría reconocido y se había hecho efectivo el pago de un cincuenta por ciento de lo pactado, aproximadamente, pero quedó pendiente el otro cincuenta por ciento. Para subsanar esta situación, el 12 de agosto el liquidador de la sociedad, Marco Tulio Zapata, y el representante legal de Calamar Constructora de Obras S.A.S (empresa matriz del Grupo CDO), Pablo Villegas, solicitaron a la Superintendencia de Sociedades que autorizara a Acción Fiduciaria (entidad del sector financiero) “el pago de las partidas ya causadas de los contratos de transacción en lo que tiene que ver con Lérida Constructora de Obras S.A.”.

Ahora, mediante auto del 21 de agosto, la Superintendencia contestó de manera positiva, lo que significa que a las 26 familias que habían quedado pendientes del pago del cincuenta por ciento de sus bienes, se les terminará de cancelar este monto que, en total, asciende a 3.455 millones, 333 mil 333 pesos. La Superintendencia aclaró que estos recursos no salen de Lérida CDO (en liquidación) sino de la Sociedad Calamar Constructora de Obras S.A.S. Esta empresa constituyó una fiducia con recursos propios y con recursos provenientes “de cesión de derechos económicos derivados de la cuenta por cobrar de la Sociedad Inversiones Agua Blanca S.A.S. (también del Grupo CDO) en liquidación, producto de la venta de inmuebles a la sociedad Constructora Capital Medellín S.A.S”, según lo sustenta la Supersociedades en el auto.

37 familias sin negociar
Entre tanto, 37 propietarios de Space que aún faltan por negociar con la constructora CDO, deberán continuar a la espera de que esta evalúe una contrapuesta que le entregaron el 2 de septiembre durante una reunión en la que la Procuraduría actuó como acompañante. La contrapropuesta fue la respuesta de los propietarios a las alternativas presentadas ese mismo día por CDO, las cuales fueron analizadas durante tres horas por los propietarios. Según informó el gerente de Vivienda Segura de Medellín, Diego Restrepo, “se dio plazo para que de aquí al viernes 5 de septiembre, CDO, Pablo Villegas, conteste esa contrapropuesta”.