La peatonalización del Parque Lleras

  Los lugares para el esparcimiento nocturno donde se concentran los bares y restaurantes sofisticados y que son visitados por turistas y personas de altos ingresos económicos, se han venido denominando en diferentes ciudades como “Zona Rosa”.
En la ciudad es indudable que la zona alrededor del Parque Lleras, que puede abarcar entre ocho y diez manzanas, se enmarca dentro de estas características. De ahí entonces la denominación de “Zona Rosa” que los medellinenses le hemos otorgado a este sector, producto del asentamiento que desde hace unos diez años para acá se ha dado de diferentes establecimientos públicos para el esparcimiento y la gastronomía como efecto de su “descongelamiento”.
Recuerdo bien, que solo existían tal vez 5 ó 6 bares y restaurantes, como Café Le Bon, La Recoleta (donde hoy queda Triada), Berlín, Blue Rock Café, Niágara, entre otros, el resto eran casas de familia y muchas oficinas en la época que yo era Concejal de Medellín y era Alcalde el doctor Juan Gómez.
Conjuntamente con algunos líderes del sector, la Junta Administradora Local, el “Comité de Participación Ciudadana de la Zona Rosa de El Poblado” (Hoy corporación Zona Rosa) y otras personas, logramos en conjunto convencer al alcalde de la época que se debería permitir el desarrollo de restaurantes y cafés, más no lo que en ese momento el Código de Policía denominaba “grilles y discotecas”, para evitar que se presentara lo que en aquella época padecía el sector de la carrera 70 o la calle San Juan.

Más de 100 establecimientos alrededor del Parque
Desde entonces a la fecha el desarrollo del sector ha sido exponencial. De los 5 ó 6 cafés y bares de la época hemos pasado a unos 100, el número de visitantes se ha multiplicado por 200, los espacios requeridos para parqueo de vehículos han aumentado casi en los mismos niveles. El sector definitivamente ha cogido una dinámica que lo perfila claramente como uno de los atractivos turísticos de la ciudad y se ha venido consolidando como uno de los principales atractivos turísticos que ofrece, ya no la ciudad, sino el país. Afirmación que hago con conocimiento de causa en mi condición de ex presidente de Anato (Asociación de Agencias de Viajes y Turismo de Colombia).
Sin embargo a pesar de este crecimiento del sector nos falta mucho por hacer para consolidar los alrededores del Parque Lleras, como un área que cumpla con todos los parámetros para convertirse en una Zona Rosa tal como existe en otras ciudades del mundo. Y para ello lo primero que debemos acometer es pensar seriamente en la peatonalización del sector.
Pero hacerlo de verdad, no dejándolo como un asunto irrelevante y evadiendo la solución alegando que peatonalizar la Zona Rosa podría genera un infarto vial en El Poblado y traumatismos de inmensas proporciones en materia de parqueaderos al suprimirse las celdas para parqueo que existen hoy en el sector. Yo no lo creo así. Más bien me parece que es bastante incómodo para el visitante de la Zona Rosa el tener que esquivar carros y motos estacionados en la vía pública o carros y motos en movimiento arriesgando en muchas ocasiones su integridad física.
Por lo tanto se hace necesario una inmediata intervención en el sector. Lástima que el proyecto no se haya adelantado en esta Administración, a pesar de haberse planteado en diferentes instancias. Ojalá que el Alcalde y los Concejales electos lo tengan entre sus planes para convertir en una realidad la peatonalización (que puede ser en horas nocturnas inicialmente) y la intervención urbanística para que sea cómodo y atractivo disfrutar la Zona Rosa a pie.

opinion@vivirenelpoblado.com