“La paz es una oportunidad de oro”: Mauricio Alviar

El rector de la Universidad de Antioquia refrendará positivamente los acuerdos alcanzados entre el Gobierno y las Farc. Para él, el reto y la oportunidad estarán en la construcción de paz en el campo
Por Daniel Palacio Tamayo
daniel.palacio@vivirenelpoblado.com.co
El rector de la UdeA cree que de refrendarse los acuerdos este 2 de octubre, hay una oportunidad para tener una universidad abierta a la argumentación, a la ciencia y el desarrollo lejos del ruido de las balas y los petardos. Alviar considera que más que posconflicto la sociedad colombiana debe prepararse para la construcción de paz, que podría significar un crecimiento económico mayor al obtenido durante cinco décadas de confrontación con las Farc y que se podría traducir en oportunidades para el sector agroindustrial, educativo, y de la ciencia y la tecnología.

Independientemente de la decisión, este es un momento histórico. ¿Usted cómo lo entiende?
“Con conflicto o sin conflicto las universidades tendremos que cumplir nuestra misión de formar el talento y transferirlo a la sociedad. Pero en un país sin guerra con la Farc se abre una cantidad de oportunidades para el desarrollo. En un país en guerra, lograr crecimiento, desarrollo, calidad de vida es muy limitado, mientras eso se potencia en un país sin guerra para que Colombia mire a la ruralidad, la riqueza natural de este país; eso se traduce en inversión, educación, desarrollo y generación de empleo. La paz la tendremos que construir ahora; desde la academia podemos ayudar en un proceso de reconstrucción del tejido social”.

La universidad como escenario para debatir en oposición a polarizar.
“Yo comprendo las dos posiciones. Las víctimas directas del conflicto han dado ese paso inicial a la reconciliación, eso es muy importante para dar un ejemplo a aquellas que se resisten a un país en paz. Comprendo lo difícil que es eso, que les hayan asesinado a sus familiares, eso debe ser una tragedia aterradora, pero no podemos seguir alimentando esos odios y esos revanchismos. Es un esfuerzo que no es fácil, pero las ganancias sociales y humanas son muchas más altas que los costos que podría generar esa actitud de odio permanente”.

¿Como economista cree que se negoció el modelo económico del país o se hizo una reforma agraria desde La Habana?
“Creo que no se negoció ni el modelo económico, ni vamos a entrar en una etapa de comunismo. Es más, por los acuerdos sobre todo en el sector agrícola, se infiere que las Farc ya no piensan eso. Es un modelo con una reivindicación del sector rural y del campesino, y en ese sentido la academia tiene que volcarse al desarrollo rural. Tenemos que ser capaces de que la tecnología y las condiciones de Colombia estén al servicio de la productividad del campo porque sin eso no se pueden alcanzar modelos económicos y calidad de vida de los habitantes del campo. La ciencia puesta al servicio de la agroindustria como lo hizo Nueva Zelanda. Colombia tiene tremendas posibilidades de lograr ese desarrollo si invertimos la mayor cantidad de recursos posibles en sectores turísticos y agroindustriales como alimentos, productos forestales, productos no maderables y energía hidroeléctrica”.

Mauricio Alviar Ramírez, es economista de la Universidad de Antioquia con estudios de maestría en políticas de desarrollo y doctor en Economía Agrícola y Recursos Naturales
El punto de justicia es el más polémico. ¿Paz a qué costo?
“El punto de justicia sé que es muy sensible para la sociedad y que está relacionado con la reconciliación y el perdón. No existe un lugar donde ha habido negociaciones para la finalización de un conflicto armado en el que una de las partes entra en una negociación y acepte ir a la cárcel 30 años. Es mejor una paz imperfecta en términos de negociaciones, que tener una guerra perfecta, o imperfecta, porque llevamos 50 años sin resolverla tampoco por la vía militar. Aceptamos que estos señores de las Farc se sometan a un tipo de justicia con tal de que este país tenga una posibilidad de salir adelante”.

¿Cuáles son los riesgos, miedos o imperfecciones que encontró en el Acuerdo Final?
“Indudablemente en estos escenarios hay riesgos, eso no se puede dejar de reconocer y también hay muchas personas con cierto grado de ingenuidad que creen que con la firma del mismo vamos a quedar en el paraíso terrenal. Por ejemplo un riesgo grande, que es lo que no me queda claro aún, es cómo el Estado está preparado para asumir los costos de la reintegración de los combatientes y eso puede generar un riesgo en el corto y mediano plazo. Riesgos indudablemente hay, pero esos riesgos son menores en este momento a los riesgos que tendría continuar en una guerra”.

Rector, una invitación a la reflexión defendiendo su argumentación.
“Una invitación para quiénes van a votar por el No es que piensen ¿qué le pasaría a la economía en un escenario en el que gane el No?¿ Qué pasaría con el dólar, la inversión extranjera, el empleo? Tendría consecuencias muy graves para el país, créanme. Además de una situación crítica por la caída de los precios del petróleo, los costos económicos y sociales serían altísimos y con probabilidades de recuperación muy remotas. Cuando dicen encauzar la negociación no entiendo qué significa eso. No los veo claros y sí veo un panorama económico negativo si gana el No”.