La orientación: un deporte para apasionados por extraviarse

La orientación urbana y en bosques es una disciplina que en Medellín cuenta con dos clubes deportivos.  El Poblado tiene escenarios ideales para su práctica.

Si los ve corriendo por Ciudad del Río con un mapa y una brújula en mano, es posible que se pregunte por qué mejor no acuden a Waze o a Google Maps. O si no basta con preguntarle a alguien que conozca. Quizá si los interrumpe hasta los perjudique, porque ese tiempo les costará caro en su competencia.

También se los encuentra en los cerros de la ciudad, en las unidades deportivas o en universidades, además en los bosques de las laderas y en espacios más abiertos.
Se trata de los deportistas que practican la orientación, una disciplina que, aunque parezca extraño, es considerada como deporte. De hecho cuenta con federación internacional, que organiza mundiales y eventos por todo el planeta, a los que han asistido colombianos, con presencia de antioqueños en la nómina.

Publicidad

En Medellín hay dos clubes deportivos cobijados por el Índer en su Escuela de Adrenalina, que agrupa nuevas tendencias deportivas, entre ellas esta que, de acuerdo con Sergio Gallego, del club Orientación y Avanzada -el otro se llama Nómadas-, se practica en la ciudad desde hace unos cinco años.

¿Cómo se practica?

Para la orientación, dice Sergio, se requieren pocos elementos, un adecuado estado físico y por supuesto un buen sentido de orientación, además de saber interpretar los mapas hechos para esta práctica, que contienen una señalización particular que indica algunos temas clave.

Estos son, por ejemplo, si el terreno a transitar es plano o con desniveles, si hay un cultivo, un bosque o un lago, si hay cercas, entre otros detalles, más propios de la orientación en bosques; en la parte urbana, se acude más a elementos que se deben encontrar en un punto determinado, para lo cual se dan pistas.

Las modalidades de la orientación son:

Sprint: carrera contra el reloj, donde manda la velocidad con que se realice el recorrido, que suele ser corto, de no más de cinco kilómetros.

Relevos: competencia por equipos, los integrantes van sumando los tiempos y gana el conjunto que haga el trayecto más rápido.

Media distancia: son recorridos cuya distancia no superan los diez kilómetros.

Larga distancia: el recorrido es mayor de diez kilómetros.

La orientación, explica Sergio, quien además de ser representante del club es deportista activo y formador del Índer, en ocasiones es una modalidad que hace parte del programa de carreras de aventura como 7 Cerros y en otras veces se hace de forma independiente.

Representación mundialista

En 2018, la antioqueña Jessica Barrera estuvo compitiendo por Colombia en el mundial de esta disciplina que se disputó en Letonia. El resultado no fue el mejor, pero la experiencia sirvió para impulsar su práctica en la ciudad y el país.
“En las competencias nacionales y locales nos juntamos hasta 200 deportistas, pero en países europeos llegan hasta 15.000 personas”, dice Sergio sobre este deporte que surgió en territorio escandinavo.
En 2019 de nuevo Colombia compitió en un evento mundial, con otro paisa: Santiago Isaza, esta vez en Noruega.

Comenzó como un deporte para corregimientos

Sergio Gallego recuerda que en principio la orientación fue dirigida desde el Índer para incentivar la actividad física en corregimientos, dado que su práctica es común en bosques y zonas verdes, pero con el tiempo el auge se trasladó a escenarios urbanos. En Ciudad del Río se ha hecho el festival O-Festival, que congrega a aficionados y deportistas interesados en esta disciplina.

 

Publicidad