La nueva versión del vehículo solar está lista

Un prototipo más liviano y aerodinámico competirá en Australia en el Wold Solar Challenge

Conocimiento, innovación y experiencia, vuelven a unir EPM y la Universidad Eafit, para construir un nuevo vehículo solar que, junto con otros proyectos de la mejores universidades del mundo, competirá en el World Solar Challenge, la carrera más representativa en su categoría, que se llevará a cabo entre el 18 y el 26 de octubre en Australia. Cabe recordar que el primer vehículo que también sumó y unió fuerzas entre Eafit y EPM, compitió hace dos años en esta misma carrera.

Para los desarrolladores del proyecto existen diferencias importantes entre el primer y este segundo vehículo solar, lo que implica mayores posibilidades de triunfar en Australia y avances en la investigación e innovación de servicios y sistemas a partir de energías sostenibles.

“El carro es más eficiente energéticamente, más aerodinámico, más liviano, tiene una batería de mejor tecnología, un panel solar con más eficiencia de captación y un nuevo diseño”, explica Esteban Betancur, magíster en ingeniería de Eafit, quien actualmente realiza un doctorado aplicado al carro. Por su parte, Gilberto Osorio, integrante del Grupo de Investigación en Ingeniería de Diseño (GRID) de Eafit, comenta que ahora se tiene un vehículo más esbelto y aerodinámico para oponer menos resistencia al viento.

El panel de este nuevo vehículo difiere de el primero en el laminado y la distribución. Para el primer vehículo las celdas se cortaron en tercios y en medios, y en el nuevo, se instalaron completas en una nueva configuración.

Otro cambio importante es la posición donde se ubica el piloto, porque en el primer vehículo estaba en la mitad, entre las cuatro ruedas. Ahora irá al lado izquierdo, en medio de la llanta delantera y la trasera como estrategia para optimización de energía.

A todo motor
Este nuevo vehículo cuenta con un solo motor. Tiene además carrocería de fibra de carbono y kevlar y llantas Michelin, empresa con la que el grupo de investigación logró hacer un contacto importante. “En el carro solar de hace dos años recorrimos toda Australia con una velocidad promedio de 68 kilómetros por hora; nuestra estrategia ahora es atravesarlo a una velocidad promedio de 100 kilómetros por hora”, expresa Gilberto Osorio.

Dos semanas antes de la competencia, el equipo llegará a Australia con el fin acondicionarse, recibir el carro y ponerlo a prueba en uno de los circuitos que prestan para el evento. Una vez finalice la competencia, se quedarán una semana más para empacar el vehículo y enviarlo a Colombia con todas las medidas necesarias.