La ley del puñal

Dos jóvenes fueron acuchillados. Continúa la inseguridad en el sector de Astorga

puñal3
La encuesta de percepción ciudadana Medellín Cómo Vamos, presentada la semana pasada, muestra que la gente se siente más insegura en su ciudad. Mientras que en 2013 un 44% percibía que tenía alta probabilidad de ser víctima de los violentos, el presente año la cifra aumentó al 67%. El Poblado es una de las zonas que, recientemente, se ha vuelto a ver afectada por actos criminales.

El último incidente preocupante sucedió en el barrio Astorga, en un sendero adyacente al Parque de La Bailarina, donde dos jóvenes fueron apuñalados el sábado 15 de noviembre por una persona que quería hurtar sus pertenencias.

Juan Pablo Mejía, de 20 años, estudiante de Citohistología del Tecnológico de Antioquia; y Daniel Fernando Carrascal, de 24 años, alumno de Bacteriología en el Colegio Mayor de Antioquia, fueron las víctimas del delincuente, que huyó con un morral que llevaban, no sin antes propinarle seis puñaladas a Juan Pablo (una en su antebrazo derecho y cinco por la espalda) y otra a Daniel Fernando, en su mano izquierda.

Puñaladas por la espalda

Juan Pablo, quien hasta el martes 18 de noviembre continuaba hospitalizado en la Clínica Las Vegas, cuenta que el hecho ocurrió cuando iban desde el sector de Santa María de Los Dolores hacia el Parque de El Poblado, entre las 7 y 7:30 de la noche.

“Un muchacho nos acorraló y nos preguntó si nosotros éramos los que estábamos metiendo billetes falsos en el sector”, dice. “A mí me dio risa y el tipo sacó un cuchillo y me lo clavó en el antebrazo derecho”.

Acto seguido, Daniel Fernando le lanzó al agresor el morral que cargaban, y en respuesta recibió una cuchillada en la mano izquierda. Y aunque esta maniobra despistó al atacante por un segundo, cuando Juan Pablo volvió a recoger el morral donde tenía su material de estudio, el ladrón le propinó cinco puñaladas en la espalda, las cuales le perforaron el pulmón y lo dejaron gravemente herido. Luego huyó con el material de estudio del joven estudiante del Tecnológico de Antioquia.

Salvados por el arte

Paralelamente, en el Parque de la Bailarina se llevaba a cabo un encuentro artístico y cultural organizado por la Corporación Alas de Mariposa, en memoria de Isabel Cristina Restrepo Cárdenas, quien fue asesinada en el parque el 15 de junio de 2008. Allí estaba su hermana Laura Restrepo Cárdenas.

“Escuchamos a alguien pidiendo ayuda en el caminito que viene del Éxito y va al Parque de El Poblado y todos los asistentes corrimos”, recuerda Laura. Vieron al ladrón salir corriendo e inmediatamente fueron a socorrer a los heridos y a conducirlos a la Clínica de Las Vegas.

Sobre el momento, Juan Pablo dice: “No sabía que me habían apuñalado hasta que vi la mano ensangrentada, pero soy estudiante de la salud y sabía qué riesgos estaba corriendo”. Según Laura Restrepo, él joven aseguró que no había tiempo para traer una ambulancia, que debía ser conducido de inmediato a un centro hospitalario y que necesitaba a alguien que le aplicara presión a su herida para reducir la pérdida de sangre.

puñal2

“La gente de El Poblado no quiere que sigamos interviniendo el parque. Pero si no hubiéramos estado ahí, esos chicos se hubieran muerto”, manifiesta Laura, quien critica la pasividad de los habitantes del sector y asegura que es necesaria mayor presencia de las autoridades.

“El tipo parece que ya es cuento viejo por aquí”

César Sánchez, amigo de las víctimas, narra que por casualidad, poco después del incidente, cuando venía de acompañar a alguien a la estación Poblado del metro, vio a un hombre esculcando un maletín gris cerca al Éxito. Luego escuchó a mujeres gritando “¡ladrón, agárrenlo!”, y el hombre salió corriendo con su botín. Después, cuando César supo lo del atraco a sus amigos, se dieron cuenta de que el maletín que el hombre esculcaba tenía las mismas características del robado a Juan Pablo y a Daniel.

“El tipo parece que ya es cuento viejo por aquí”, asegura César. Añade que no es la primera vez que lo ve delinquiendo por el sector. Al parecer, dice, su coartada es intimidar a la gente diciendo que hace parte de un supuesto grupo de paramilitares que vigilan la zona, y que está en busca de las personas que estafan a los comerciantes con billetes falsos.

puñal1

Por su parte, el mayor José Andrés Pulido, comandante de la Estación de Policía el Poblado, informa que el caso se reportó tarde, y que, por lo tanto, no se logró capturar al ladrón. Sin embargo, aclara que “hay mucha presencia, 400 policías interviniendo la comuna”. Así mismo, advierte que la gente debe tener en cuenta el principio de oportunidad de los delincuentes y evitar algunos sitios a ciertas horas de la noche.

Juan Pablo Mejía se encuentra conectado a una sonda porque su pulmón derecho colapsó, y debió ser intervenido quirúrgicamente para salvar su vida. Tanto él como Daniel Fernando presentan problemas en los tensores de los brazos donde fueron lastimados, razón por la cual deberán ser tratados.