La gran macro Zona Rosa de El Poblado

En días recientes, en razón de la discusión del Plan de Desarrollo de Medellín, se ha venido planteando que la Administración Municipal desarrolle un plan especial para la conversión de la denominada Zona Rosa y sus alrededores en un verdadero referente turístico de la ciudad. Es el momento entonces para que el Municipio realice una intervención contundente en este sector de la comuna 14 que amenaza con venirse a menos y sufrir un proceso de retroceso como en el pasado lo vivieron sectores como la carrera 70 y la calle Colombia, al occidente.
Esperamos que esta administración sí acometa una serie de obras que la comunidad ha demandado de tiempo atrás y que los últimos alcaldes no han podido resolver. Por ejemplo, la peatonalización de la zona aledaña al Parque Lleras, proyecto que no se ha concretado porque dichos mandatarios solo vieron la posibilidad de materializarlo si los vecinos del sector asumían su ejecución a través de la contribución de valorización.
En el Plan de Desarrollo para la ciudad se plantea incluir una partida que no superaría los 1.000 millones de pesos para este propósito; lograríamos la peatonalización de la carrera 38, entre calles 8 y 9 y entre calles 9A y 10A. Es decir, la que va de Niágara hasta el Parque Lleras, y la que pasa al frente de Lomos. Ojalá pudieran incluirse espacios para cafés al aire libre y unos cubículos organizados para la reubicación de los vendedores ambulantes que hoy laboran en el sector.
Igualmente se plantea la posibilidad de organizar el Parque Lleras con unas jardineras que permitan contar con un decorado en flores y desarrollar actividades lúdicas constantemente. Por favor, no se les vaya a ocurrir revivir ese proyecto que hubo en el pasado de construirle a este parque un parqueadero subterráneo. Para los alrededores, esta propuesta incluye intervenciones en las zonas de Provenza (área de restaurantes), el parque de la quebrada La Presidenta y los otros parques del sector.
Este propósito de convertir el Parque Lleras y sus alrededores en el referente turístico de Medellín, lo debemos asumir todos los que de alguna manera tenemos sentido de pertenencia por este sector. Es importante que podamos comprometer no solo a la Alcaldía sino a los gremios del Turismo, al Convention & Visitors Bureau, a la Policía y a la Junta Administradora Local, entre otros, para que impulsemos a nuestra Zona Rosa en el ámbito local e internacional como uno de los atractivos turísticos de relevancia nacional, de tal manera que desde el exterior y las otras ciudades del país se identifique a Medellín como uno de los mejores centros de esparcimiento de Colombia. Sobre todo ahora, cuando hemos avanzado en programas como el de “Rumba Segura”, impulsado por el Municipio y la Federación de Comerciantes de la Noche, y el cual hemos incorporado en el Código de Régimen Municipal, con el ánimo de mejorar la calidad de los establecimientos de rumba de la ciudad y del país, permitiendo también la extensión de horarios.
Para realizar este proyecto es conveniente lograr antes una concertación con la Fuerza Pública para que ejerza un control constante y permanente en la Zona Rosa, y garantice la seguridad que demanda un sitio turístico como este. Igualmente, le proponemos al señor Alcalde crear la figura del Gerente de la Zona Rosa y sus alrededores para que pueda concretar en forma acertada estos proyectos.
opinion@vivirenelpoblado.com