La Fiesta del Libro piensa su décima edición en modo Nobel

Crecimiento en visitantes, crecimiento en ventas, nuevos lectores, nuevas ideas… el reporte del balance de 2015 es muy positivo

Por Catalina Peláez

 
“En relación con el número de visitantes, superamos las cifras del año pasado. No era lo que más nos preocupaba, pero sí nos indica que la Feria está llegando a un nivel estable”: así se refiere Juan Diego Mejía, director de la Fiesta del Libro y la Cultura, frente a las 370 mil 11 visitas que tuvo la novena edición del evento. En balance son unas 20 mil más que el año anterior.

Según datos de la organización, los jóvenes fueron el grupo poblacional que disfrutó mayormente del evento y la cifra lo dice todo: el 62,8 por ciento de las visitas fueron de personas entre los 15 y los 25 años de edad.

Los tres pilares y proyectos especiales de esta edición, el Salón Iberoamericano del Libro Universitario, el Salón de Nuevas Lecturas y el Salón del Libro Infantil y Juvenil, contaron con 52 mil 578 visitas durante los diez días de la feria. La organización destaca el salón de literatura infantil como el más concurrido, con 26 mil 720 visitas.

“Hubo talleres muy interesantes para niños, en especial uno que tenía como objetivo abrir la mente de los niños, en ese taller les daban unos objetos para que a partir de ese crearan otros, era maravilloso ver la creatividad de los chicos”, comenta Fernando Gómez, uno de los asistentes este año.

Las editoriales también hacen balance
La organización revela que el 34,2 por ciento de los expositores, entre los que se cuentan editoriales, revisteros, librerías, fondos editoriales, libros leídos, universitarios y editoriales independientes, aumentaron sus ventas entre un 5 y un 10 por ciento en relación con el año anterior.

“Este año estábamos muy a la expectativa, era la oportunidad para evidenciar el producto que se gesta en las universidades y el Salón Iberoamericano del Libro Universitario permitió dar a conocer lo que se produce en este contexto; los títulos que llevamos circularon muy bien y nos tocó hacer reposiciones”, cuenta Natalia Andrea Uribe jefe (e) de la Editorial-Librería Universidad Pontificia Bolivariana.

Casas como el Siglo del Hombre Editores, con 22 años de trayectoria en el mercado, destaca la organización de la Novena Fiesta del Libro y resalta la oportunidad de que este sea un evento en el espacio público. “Nos da mucho gusto poder asistir a este tipo de eventos donde se respira un aire de fiesta, el hecho de que la feria esté en un espacio abierto le da un carácter diferente al de las demás ferias del país”, comenta Jacobo Celnik, director de comunicaciones de la editorial.

Iván Hernández, editor de Frailejón Editores, casa dedicada a elaborar libros a mano, a la manera que se hacían los antiguos, resalta: “Fue la oportunidad de que a través de la feria diéramos a conocer la editorial al público. No habíamos participado de las Fiestas del Libro anteriores, el hecho de tener un estand fue muy positivo. Desde el punto de vista de las ventas cumplimos con las expectativas”.

Lo que viene
La fiesta quedó atrás, pero ya se enfilan fuerzas para 2016. “La Fiesta del año entrante es la número 10, creemos que debe ser celebrada con un mayor carácter internacional. Vamos a trabajar y a unir esfuerzos con el fin de que algunas editoriales traigan, cada una, un autor de altísimo reconocimiento o, por qué no, un Premio Nobel de literatura”, concluye Juan Diego Mejía, director de la Fiesta del Libro.